Un musulmán ataca a un grupo en NY, hay que cerrar las fronteras a todos los musulmanes porque todos son locos y terroristas.

Un blanco mata bebés, adultos, y a todo mundo en una iglesia y Trump dice primero que lo bueno es que hay otro tipo armado que lo paró -o sea, la solución es que todos tengamos armas cargadas todo el tiempo- y que el problema claro, no son las armas, son los locos que las utilizan y que no tienen ningún problema en conseguirlas gracias a las leyes existentes.

Si no hay un record aunque estés loco puedes comprar lo que quieras y llevártelo puesto.

Si no hay record pero pareces árabe mejor ni te acerques.  OK, entiendo esta parte del medio social, pero ¿Habiendo tanto blanco loco en las calles, quien podrá salvarnos?

La “solución” social ideal, imposible quizás, pero que sería extraordinario ver, es que musulmanes armados sean los que maten a los “blancos locos” con lo que se convertirían en los defensores de la sociedad, los buenos, los héroes de los comics, pero claro ni esto sucederá, ni los locos dejarán de disparar, ni faltarán musulmanes igualmente locos que con sus actos criminalizarán a toda la comunidad y para quienes tenemos tantas preocupaciones diarias la medida seguirá siendo la misma: musulmán = terrorista, blanco disparador = loco solitario ¿y luego nos quejamos de que se nos discrimine como grupo?