Desde su primera generación, la familia Riedel ha demostrado que tiene todos los valores necesarios para el éxito: inteligencia, diligencia y pasión, aderezados con buena suerte. Para que su nombre fuera asociado con la más fina marca de cristalería, han pasado 11 generaciones de trabajo constante y marcado por el deseo de perfección.

La primera vez que un Riedel incursionó en el negocio de la cristalería fue en 1673, en Bohemia. Las siguientes generaciones siguieron continuaron con la fabricación de cristales para ventanas, vidrio soplado, vidrio hueco, botellas de perfume, cristales para candelabros, cuentas y joyería, pero fue en la novena generación con Claus J. Riedel, que la historia tomó el curso que la llevaría a ser lo que conocemos.

Su hijo, Georg Riedel, se ha convertido en el hombre más famoso en el mundo de la cristalería. Siguiendo los pasos de su padre, Claus, decidió crear una marca que se ha vuelto imbatible. Georg ha pasado gran parte de su vida viajando por todo el mundo, desafiando al jet lag, hablando frente a personas de diversas culturas, todo con el propósito de difundir con entusiasmo la funcionalidad y elegancia de sus vasos, copas y decantadores de cristal.

Del éxito de Riedel podemos decir que se basa en sus diseños únicos, creados con base en la anatomía de la cabeza y de lengua, pero lo que mejor habla de esta empresa austriaca es el amor que se le tiene a nivel mundial, su constante crecimiento y la innovación en sus diseños, todo pensado para consentirnos. Cada año, produce alrededor de 50 millones de piezas de cristal, que son vendidas en 125 países,

Trabajando con un grupo de expertos, enólogos y amantes de los , en Riedel se han diseñado colecciones de copas específicas para cada varietal, siempre basándose en la constante innovación en los procesos de producción y en la tecnología más moderna. Las copas Riedel Sommeliers se elaboran a mano, las copas Vinum fueron las primeras copas de cristal fino hechas a máquina, y la Serie O rompió con todos los estereotipos de las copas, al ser las primeras en no tener tallo.

Maximiliam J. Riedel, hijo de Georg y el onceavo que ha estado al frente de la compañía, es el actual director ejecutivo y presidente de RIEDEL Crystal, y también es el principal diseñador de decantadores, el creador de la Serie O y de la línea RIEDEL Restaurant. Por sus diseños, ha sido elogiado por el Museo de Arte Moderno, el MoMA de San Francisco y el Corning Museum of Glass.

www.casabeard.com
www.debybead.com

No hay comentarios

Agregar comentario

Artículo anteriorVisitan el CECUT funcionarias del Centro para las Artes de California en Escondido
Siguiente artículoRealiza EDUCEB panel para concientizar sobre el bullying
Deby Beard es polifacética, y siempre encontrará algo para sorprenderte.Organizando más de 150 catas por año, ayuda a que cada vez más personas puedan iniciarse en la cultura del vino, disfrutando y aprendiendo al mismo tiempo.En los locales de Riedel Wine Bar podrás encontrar la combinación perfecta entre los mejores vinos y el mejor cristal para apreciarlos y disfrutarlos. Deby importa copas Riedel, para enaltecer con su cristal perfecto los aromas y sabores de los mejores vinos.Puedes leer sus artículos en las principales publicaciones de México, siempre tratando temas que nos llevan al mundo de los placeres: vinos, comidas, viajes, lugares para disfrutar, etc.Premios y reconocimientos:El Comité de la Excelencia Universal, entrega el reconocimiento a: DEBY BEARDLA EXCELENCIA UNIVERSAL Hace más de 10 años que se instituyó el premio de la Excelencia Universal, donde siempre se invita a personalidades o figuras, además de instituciones o firmas de relevancia, para recibir este prestigiado reconocimiento que fue instituido por René Cassin (Premio Nobel de la Paz), para preservar la calidad en cualquier área del saber humano.A través de los años lo han recibido firmas del nivel de Cartier, Jaguar, Rolex, Chanel-Paris, Hoteles Ritz y Plaza Athénée de París, Palace, Villamagna y Hesperia de Madrid, Hotel Alvear de Buenos Aires, Hotel Plaza de Nueva York, además de celebridades de la talla del Rey Juan Carlos de España, Nancy Reagan, Margaret Thatcher, Plácido Domingo, Julio Iglesias, Ricardo Montalbán, María Félix, Jacobo Zabludovsky, Roger Moore, Omar Shariff, Luis Miguel, Rufino Tamayo, Juán Soriano, entre otros, que lo han recibido con gran beneplácito.