La economía mexicana enfrentará otro año de incertidumbre, ya que de no alcanzar las metas de crecimiento de México para 2022; El país podría registrar una nueva degradación de la calificación.

Nos han informado que si no tenemos las metas que tenemos pactadas para este 2022; podría ocasionar un grave desajuste en las finanzas públicas lo que ocasionarían grandes deudas para el país.

El subdirector de análisis económico de CI Banco James Salazar, estimó que sería un gran riesgo que no se consiga la meta de crecer por encima de 4%; la cual él calcula que es una proyección factible y optimista, comparado con el consenso de analistas que prevén un avance por debajo de 3%, que en ese sentido dejan ver lo difícil alcanzar el objetivo.

Explicó que entre los inconvenientes de no alcanzar la meta de crecimiento. Terminara afectando algunas de las métricas en las finanzas públicas; como el déficit primario o el balance del sector público y al final los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP).

Añadió que entre los principales riesgos que enfrentará la economía mexicana es la inflación, un endurecimiento monetario, la pandemia y repunte de contagios.

Agregando que la economía de Estados Unidos pierda un poco de fuerza en su recuperación; ya que se están disipando algunos de los efectos de los apoyos fiscales.

Janneth Quiroz, subdirectora de análisis de Monex, coincidió en que el reto más importante para México en materia macroeconómica en 2022 es que el Producto Interno Bruto (PIB) alcance el objetivo de crecimiento, ya que el mayor dinamismo está muy relacionado con las finanzas públicas.

¿Tendremos riesgo de degradación en México?

Sobre el riesgo de que México sufra alguna degradación crediticia, Quiroz expuso que la amenaza existe, considerando que la perspectiva de la calificación se mantiene negativa y esto dependerá del manejo de las finanzas públicas.

Salazar coincidió en que existe el riesgo de una degradación en la nota soberana. “Hay un riesgo de que se degrade la calificación crediticia del país, las agencias calificadoras le han dado el beneficio de la duda al país, la mayoría tiene al país con una perspectiva que pudiera implicar algún ajuste en la calificación”, advirtió.

¿Habrá depreciación cambiaria este año?

La expectativa del tipo de cambio para este año es de una depreciación, y que cierre en alrededor de 22 pesos por dólar, anticipó Salazar.

Afortunadamente en la deuda del gobierno se ha hecho una reestructura interesante, más cargado a la deuda interna. Lo cual aísla de estos efectos del tipo de cambio, además gran parte está a tasa fija; pero el costo financiero por lo que se viene acarreando de años anteriores sí está sujeto a volatilidad cambiaria”, subrayó. “Entonces, seguramente veríamos presiones por el lado del costo financiero con la depreciación cambiaria”, abundó.

Señaló que adicionalmente está el tema de las tasas de interés, ya que la expectativa es que sea un año de alza en la mayoría de los países, en México, Estados Unidos, en Asia y en Europa, y quizás podría ocurrir a finales de año, lo que elevaría el costo financiero de la deuda.