El cáncer de mama no es exclusivo de la mujer. Esta patología también se da en hombres, aunque en este caso se considera una enfermedad rara. Esto se debe principalmente a la baja incidencia con respecto al total de casos en la población (un 1%, frente al 99% en mujeres).

Sin embargo, esta dolencia no es exactamente igual en ambos sexos. Se conoce muy poco acerca del cáncer de mama masculino, especialmente en todo lo relacionado con el tratamiento de los pacientes.

En todo caso, sí que existen similitudes entre ambas versiones de la enfermedad. Su incidencia está aumentando tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres y, según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), su origen parece estar relacionado «con la exposición a radiaciones ionizantes y a situaciones de hiperestrogenismo como la cirrosis o el síndrome de Klinefelter (alteración cromosómica con un cromosoma femenino adicional ‘XXY’)».

Otro factor de riesgo es el historial familiar de cáncer de mama femenino. Se calcula que entre el 15-20% de los hombres con esta dolencia tienen antecedentes en sus familiares cercanos. El tratamiento de la enfermedad en hombres es similar al de la mujer, aunque el tratamiento más recomendado en este caso suele ser la mastectomía.