La situación empezó de una forma bastante cotidiana para estos tiempos: un niño mirando videos en un celular. TyLon Pittman, de cinco años y residente de Byram, una ciudad estadounidense del estado de Missisippi, estaba en su casa cuando en uno de esos videos descubrió algo horrible: la Navidad estaba en peligro.

Es que uno de esos videos tenía como protagonista a El Grinch, la peluda criatura verde creada por el célebre escritor infantil Dr. Seuss, y que ha sido encarnada en el cine por Jim Carrey. El monstruo es célebre por odiar y querer destruir la Navidad, y el niño lo tomó como algo real.
Es así que hizo lo que tenía que hacer en caso de emergencia. Llamó al 911 y dejó la denuncia de que buscaran al Grinch y lo arrestaran. La operadora, según contaron en el programa televisivo Today, le pidió que le pasara con su padre. El hombre pidió disculpas y aclaró la situación, pero la telefonista se lo tomó con humor, y afirmó que fue la mejor llamada que recibió durante todo su período en ese puesto.

La policía de la pequeña ciudad de Byram – donde seguramente el crimen no sea una gran amenaza – decidió dar un paso más. Primero, una agente visitó a TyLon, dejó que le mostrara el video del Grinch, y le prometió que cumplirían con lo que él les había encargado.
El niño fue invitado a la comisaría local, donde se le permitió “arrestar” al Grinch, y se le dio el título honorario de agente junior. La Navidad en Byram está a salvo, mientras que la historia del niño se hizo viral en Facebook.