En las instalaciones del CETYS Universidad Campus Tijuana se presentó la conferencia “Creando valor en la familia empresaria”, organizada por la Graduate School of Business y presentada por Jorge Álvarez Tostado y Alberto Edison Figueroa, ambos socios directores de la firma Solvencia Patrimonial, quienes compartieron a los asistentes la relación que existe, las reglas que deben fundamentar y cómo delimitar objetivos en pro del éxito del negocio familiar.

De acuerdo con el Ing. Edison el crecimiento de una empresa familiar depende de diversos factores, que van desde situaciones favorables o no, y que sabiéndolos manejar es como se logrará proyectar y encaminar a la organización. “El factor principal que todos los miembros deben comprender por igual es que deben mantenerse en equipo para alcanzar un mismo fin, el éxito”, puntualizó.

En relación a en qué invertir y cómo, resaltó que ello será guiado directamente por la vocación empresarial de la familia y sus ventajas competitivas, es decir, aquello que los haga únicos y les permita atraer a una mayor cantidad de consumidores. También recalcó que la pasión en todo proyecto empresarial es de suma importancia, pero dada las características de los miembros participantes, este factor deberá estar nivelado en estar a la par entre la familia y el negocio, sólo así será posible alcanzar el siguiente nivel.

Por su parte Álvarez agregó que es necesario evaluar dos factores principales a la hora de definir el giro del negocio, el primero de ellos en relación a la propiedad, es decir, quién será el dueño y de qué, una vez definido ello evaluar y considerar el nivel de liderazgo que tendrá que poner en práctica el director del proyecto, pensando siempre a futuro. “Hay que preparar a las siguientes generaciones, no hay que inventar puestos innecesarios, lo que sí importa es buscar profesionales que nos ayuden a alcanzar lo que deseamos, además es de suma importancia ser objetivos a la hora de definir los roles de familia, dueño y empleado”.

En relación al porcentaje de empresas familiares en México, destacaron que existe la tendencia de que sólo el 30% de las organizaciones logra trascender a la segunda generación, mientras que en promedio el 15% alcanza a una tercera generación. Por lo tanto es fundamental que la segunda generación se encargue de concientizar y capacitar a la tercera para que exista la perpetuidad del negocio, ya que de no promoverse el sentido de pertenencia el futuro de la organización podría ser complicado.

Además destacaron que actualmente el 90% de las empresas que cotizan en la bolsa de valores tienen control o gestionadas por familias. “Conocemos personas que iniciaron con un pequeño restaurante y que hoy tienen emporios empresariales, pero ello fue sólo fue posible gracias a los valores, sentimientos, preferencias, necesidades y gustos en común”, concluyeron.