Con el Rey Hussein a un lado, Trump elabora política integral para el medio oriente que incluye refugiados de Siria, ISIS, palestinos, Israel y Hamas, todos claramente delimitados a la luz del ataque químico de hace unos días.

Al amalgamar posiciones, así, en paquete, quizás Trump pueda resolver y ponerle un punto final a este centro generador de conflictos que como cáncer se extienden por todo el globo.

Por lo pronto apoyando a Jordania en su recepción temporal de refugiados, Trump resuelve una opción local al problema de la ola migratoria; Con Jordania, Irak y Egipto de la mano y Siria auto-excluida del proceso junto con Irán y Hamas las opciones de un proceso se elevan.