El Banco de Desarrollo de América del Norte y la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) han celebrado un contrato de recursos no reembolsables por $2.42 millones de dólares para continuar la rehabilitación de una sección deteriorada del colector Poniente ubicado en la región noroeste de la ciudad de Tijuana y contribuir a reducir los flujos de aguas residuales transfronterizos que afectan la región Cali-Baja.

Los recursos no reembolsables provienen del Fondo de Infraestructura Ambiental Fronteriza (BEIF, por sus siglas en inglés) que es financiado por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) y administrado por el BDAN. Los recursos del BEIF movilizan una contribución financiera importante de México y de la Comisión Estatal del Agua para integrar la inversión necesaria para llevar a cabo el proyecto.

El proyecto con un costo total estimado de $6.46 millones de dólares y certificado por el Consejo Directivo del BDAN este pasado 30 de mayo, reemplazará un tramo deteriorado denominado “1A” de la infraestructura de alcantarillado sanitario que presenta fugas y fallas.

“El BDAN ha venido colaborando estrechamente con la CESPT, la EPA y otros organismos federales en ambos países para ayudar a resolver los flujos de aguas residuales no tratadas que afectan las comunidades de Tijuana y San Diego” dijo Alex Hinojosa, director general del BDAN y agregó que “los recursos no reembolsables otorgados por la EPA para estudiar y analizar las opciones de infraestructura con el fin de evitar los flujos transfronterizos también servirán para proteger los cuerpos de agua compartidos y la salud de los habitantes”.

Asimismo, como parte de las acciones tomadas para evitar los derrames de aguas residuales, la CESPT, junto con el BDAN y la EPA, celebraron la terminación del primer proyecto financiado para rehabilitar otra sección de colector Poniente, con un costo de $3.4 millones de dólares, el cual consistió en la sustitución de 4,503 metros de tubería que corre paralelo al río Tijuana por 16 kilómetros. Se otorgaron recursos no reembolsables del BEIF por $1.5 millones de dólares para apoyar este proyecto.

La ejecución de ambos proyectos prevendrá la descarga de aproximadamente 177 litros por segundo de aguas residuales no tratadas y permitirá mejorar la infraestructura de alcantarillado sanitario para hasta 23,506 descargas domiciliarias existentes en beneficio de aproximadamente 87,000 habitantes, al contribuir a reducir la contaminación de agua y el riesgo de enfermedades hídricas, así como los flujos transfronterizos hacia Estados Unidos.

De manera paralela a estas acciones, el BDAN, la EPA, la Sección Estadounidense de la Comisión Internacional de Límites y Agua (CILA), la Agencia de Protección Fronteriza y Aduana de EE.UU., la Junta Regional de Control de la Calidad de Agua de San Diego, el Condado de San Diego, la Agencia de Protección Ambiental de California (CalEPA), la Junta Regional de Control de la Calidad de Agua del Río Colorado y otras entidades regionales interesadas se reunieron con el fin de revisar los esfuerzos emprendidos para abordar los flujos transfronterizos de aguas residuales de Tijuana y Mexicali, además de considerar soluciones técnicas y financieras.

Durante la reunión, el BDAN informó sobre el avance del diagnóstico del sistema de desvío de flujos en el río Tijuana, el cual concluyó que la clausura de playas en la región se relaciona más con tormentas que con fallas del sistema de desvío; no obstante, el estudio determina las seis opciones de inversión más viables para mitigar de manera eficaz los flujos que crucen hacia Estados Unidos durante la temporada seca, de los cuales tres se localizan en México y tres en Estados Unidos con costos que van desde $8 millones a $108 millones de dólares. El BDAN, en coordinación con la EPA, también anunció la diseminación del resumen ejecutivo del diagnóstico para comentarios e informó que se finalizará el estudio completo en las próximas semanas.

“La EPA está firmemente comprometida a trabajar con nuestros socios federales, estatales y municipales, tanto en México como Estados Unidos, para encontrar soluciones factibles que detengan el flujo de contaminación en el río Tijuana”, dijo Mike Stoker, administrador regional de la EPA para el Pacífico Suroeste y agregó que “el diagnóstico del río Tijuana que está por terminarse permitirá determinar las obras de infraestructura sanitaria necesarias para mejorar la calidad del agua en ambos lados de la frontera. La solución del problema de aguas residuales transfronterizas a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos continuará siendo una de mis prioridades personales más importantes como Administrador Regional.”

Desde 2016, el BDAN ha estado colaborando proactivamente con los gobiernos federales, estatales y municipales para ser parte de la solución para atender los derrames de aguas residuales no tratadas al río Tijuana. Durante los últimos 25 años, el Banco ha participado en proyectos de agua potable, alcantarillado y saneamiento cuya inversión total asciende a cerca de $142 millones de dólares en la región de Tijuana y Playas de Rosarito, Baja California.