Son noticias vagas que corren entre la gente, ruidos confusos que son transmitidos de unos a otros. Hay rumores inofensivos, otros informativos y algunos, acusaciones falsas que dañan a terceros. También tenemos rumores políticos. Generalmente no los cuestionamos, y los damos por hecho aunque estén haciendo daño. La lengua tiene un gran poder que ignoramos. (Lashon Arah). Hay quien piensa que suelen ser una forma efectiva para lograr éxito en una actividad grupal, social o política. Mientras más descabellado sea mayor efecto puede tener. ¿será?

Comentarios sociales que logran transformar nuestra visión y nuestra situación en el mundo removiendo ideas que nos han ajustado al mundo en que hemos vivido. Alguien hace propagar unas ideas que te parecen buenas, no se cuestionan y se corren entre amigos y conocidos. Es una forma en que ciertas ideas tontas o malignas se propagan. “El director de la empresa se va a otro país”. Rosario lo toma al pie de la letra y ciertas órdenes que él había dado las deja de cumplir. Este rumor casi le cuesta su puesto en la empresa. Luego le confirman sus amigos que eso ha dicho el director desde hace mucho tiempo y lo sigue diciendo. Seguramente es parte de sus deseos más que de una realidad factible.

Ciertos líderes logran producir un desajuste y reestructuración de las ideas que nos han gobernado y las masas son un lugar adecuado para que esto suceda. Detrás de cualquier acontecimiento hay fuerzas inamovibles que no conocemos.

Ahora con las redes sociales, ante cualquier evento los rumores corren y producen temores: “ojo” se va a acabar la comida” va a haber una guerra” “el mundo está llegando al final”. Todos estos mensajes negros mandados una o varias veces al día tienen efectos en el estado de ánimo de algunos lectores. Ante cualquier situación surgen millones de opiniones, no todas con una base creíble. Se dice que “llegará una gran depresión económica” que prende dentro del miedo colectivo y ocurren movimientos del dinero que dañan a quien los hacen y los más listos deciden esperar que pase el pánico inicial, apuntan a que el mundo no se hundirá. Los rumores pueden prender en el interior del enojo y del resentimiento de los que tienen más carencias; una forma de sacar el malestar interno y externo.

Los rumores surgen ante medias verdades y fantasías. Acaba de llegar una nueva vecina. Es una mujer de mediana edad, y produce sentimientos y pensamientos en cada uno que la ve. Todo mundo la saluda y Georgina dice que no es muy limpia ya que su departamento huele mal. No se toma la molestia de averiguar porqué huele mal sino que opina con malicia. Lucia, la nueva vecina se parece a una prima de Georgina con la que tiene mala relación y sin cuestionar sus sentimientos lanza un rumor. Afortunadamente interviene un tercero y dice el olor es de una tubería cercana que está descompuesta. ¿Se imaginan el daño hecho a la nueva vecina por no poder romper el rumor maligno a tiempo? La mayoría de las veces el rumor pierde su fuerza de choque inicial debido a la tolerancia y a la costumbre.

El señor Ramirez, rentó el local que el edificio tiene en la calle, es muy introvertido, poco tímido y su rostro es serio. Uno de los vecinos interpreta estas características desde su propio marco y dice que es antipático y se cree más que los demás. El rumor se corre y varios vecinos aceptan esta definición hasta que uno de ellos acepta ir a tomar un refresco en su compañía. Eso rompe el hielo y los otros inquilinos empiezan a platicar con él, finalmente concluyen que a pesar de su seriedad, es agradable y un excelente vecino.

Bastaron unas cuantas palabras para cambiar esa imagen de arrogancia que alguien le adjudicó y a través del rumor se convirtió en una característica de nuestro amigo. Tenía más que ver con el primer vecino que con el mismo; el que hace algo distinto a los demás provoca una reacción de rechazo. Ramírez comenta: Con aire resuelto me di a conocer entre los vecinos. . Los niños fueron los primeros en curiosear para conocerme un poco mejor, ellos con menos prejuicios se acercaron a mí. Todos me saludaron discretos cuando me cruzaba con ellos y poco a poco surgió una mejor vecindad.

Hay que trabajar para adquirir el hábito de observar en todos sus detalles, los fenómenos y acontecimientos que tienen lugar delante de nuestros ojos, observarlo sin juicios de valor. Cuidarse de no sacar conclusiones precipitadas, que muchas veces tienen más que ver con el que observa que con el observador.

Cuando leo artículos en los periódicos o en los noticiarios me pregunto para que sacar conclusiones precipitadas en vez de llevar a cabo un proceso de selección documentado. Un rumor sacado sin pensarlo, puede romper con un punto de vista existente; da pie a volar libre por un territorio imaginario, unas veces, las menos agradable la mayoría de rumores producen miedos o prejuicios. Muy pocos son esperanzadores. No hay mejor medicina que una inyección de esperanza. Algunas veces surge de un rumor negativo. Luego se comprueba su falsedad.

¿Cómo podemos aprender a crear un mundo más tranquilo en nuestro corazón? No perfecto pero si perfectible. Juntar todo lo que tenemos en la cabeza y agregarle un poco de magia.

Para esto tenemos que vigilar con nuestra mirada interior y con un sentido crítico, tratar de enfriar al máximo la cabeza. Un rumor puede convertirse en una maquinaria destructiva compleja y amenazante. ¿Cómo hacernos más tolerantes con los otros y convertirnos en militantes del partido de la buena amistad?