El Banco de México anuncio este jueves su primer recorte a la tasa de interés desde 2014.

La Junta de Gobierno recortó el referencial en 25 puntos base, siguiendo la ‘tendencia’ marcada por la Reserva Federal, que recortó su tasa en la misma medida a finales de julio. Con la baja, el referencial mexicano quedó en 8 por ciento.

Aquí te explicamos esta reducción:

1. Empecemos por señalar cuál es el mandato único del Banxico: es preservar el valor de la moneda, lo cual es resultado de tener una inflación saludable. La entidad tiene un rango objetivo de 3 por ciento +/- un punto porcentual.

2. En ese sentido, la inflación en julio se ubicó en su nivel más bajo en dos años y medio, al quedar en 3.78 por ciento, dentro del rango del Banco Central, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

3. Este dato le dio espacio al Banco para el recorte de tasas, además del estancamiento económico del país. Si bien el crecimiento no está dentro de su mandato, implícitamente la entidad puede influir en darle un impulso. De hecho, en su comunicado de este jueves señaló: «la política monetaria debe responder con prudencia si por diversas razones se eleva considerablemente la incertidumbre que enfrenta la economía».

4. El tema de impulsar el crecimiento también lo destacan analistas.

«Definitivamente parece ser que el Banxico cedió a las llamadas de rescate a la economía tanto de una parte del mercado como de las mismas autoridades», dijo Alfredo Coutiño, director de Análisis para América Latina de Moody’s Analytics.

«Se veía venir que Banco de México iba a tomar una postura más proactiva, si ya se telegrafiaba que en septiembre iba a pasar algo, creo que tomaron la decisión correcta en adelantar estos tiempos y llevar a cabo el recorte de tasas», explicó Alfonso Esparza, analista de Oanda en Toronto.

La economía creció un 0.1 por ciento en el segundo trimestre del año, y diversas instituciones han recortado sus pronósticos de crecimiento para este 2019.

5. Cuando hay una baja en la tasa de interés se puede dar un impulso a la economía ya que los créditos para las empresas y los consumidores se abaratarán, pues la tasa de Banxico es referencial para el sistema financiero. Como se dice en términos más coloquiales: se ‘abarata el costo del dinero’.

6. Por ejemplo, empresas podrán adquirir financiamiento para ampliar operaciones, o contratar personal. Y también familias aumentar su consumo, incluso con bienes como autos, casas o hasta televisiones, pues podrán adquirir créditos más baratos y también las tasas de las tarjetas bajarían.

7. Si bien la tasa aún se mantiene en niveles altos, tanto históricamente en México, como en el comparable con otros países, al recortar la tasa eventualmente también se desincentiva el ‘guardar’ el dinero en el banco, pues los intereses que ofrecen las financieras en inversiones a plazos bajarán, ya que la tasa del Banco de México también es referencial para dichos instrumentos.

8. Es importante destacar que es decisión de cada banco elegir en qué momento el recorte se reflejará en los productos de crédito y/o inversión que ofrece.

9. Otra implicación, aunque no directamente para los consumidores, es que la baja en la tasa de interés puede disminuir el atractivo de la deuda mexicana, debido a que ofrecerá menores rendimientos. A México han entrado del 2010 a la fecha cerca de 300 mil millones de dólares en inversión extranjera de cartera debido al diferencial de tasas de interés con las principales economías del mundo, particularmente con Estados Unidos.

10. ¿Habrá más bajas? No se sabe con certeza, pero analistas estiman que al menos haya un recorte más este año, o incluso dos si la Fed se mueve en el mismo sentido.