Los inmigrantes le están dando a Trump no el material que necesita para mantener a sus bases alebrestadas sino también enormes ingresos.

Con el pretexto de que no hay donde meter a tanto ilegal – a pesar de tener instalaciones disponibles en Texas y Pennsylvania por mencionar solo dos que tienen mucho espacio disponible- ya mando a su gente a pedir otros 50 millones para construir más instalaciones.

¿Recuerdan? él lo dijo ya muchas veces, lo único que si sabe es de construcción y podemos agregar de como desfalcar a sus socios que en este caso somos todos.

Y así el “rollo” de la invasión migrante y la “crisis” en la frontera le sirve para ganar el apoyo de sus adeptos temerosos de la invasión, que les quitaría sus trabajos y sus “trailas” en los desiertos de Arizona, mientras envía un montón de dinero al grupo GEO que construye y mal-administra cárceles de todos los tipos y que se ha especializado en migrantes y donativos a la campaña de Trump y que ya tiene 44 millones de dólares reunidos para la próxima elección (Obama llevaba 2 millones a esta altura del partido) y así, se cierra el círculo.