Los socios del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) rebajaron el pronóstico de crecimiento para la economía local de 2020, ante el panorama poco alentador que prevalece a nivel global.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México puede crecer un 0,9 por ciento este año, una ligera revisión a la baja con respecto al 1,0 por ciento que los asociados del IMEF estimaban el mes pasado, explicó el presidente nacional del IMEF, Ángel García-Lascurain.

“Los riesgos geopolíticos se incrementaron al inicio del año, y el 2020 comenzó con noticias importantes que generaron temores adicionales sobre la estabilidad política y económica en el mundo”, señaló el directivo en rueda de prensa.

“Lo más probable es que el panorama de 2020 continuará mostrando una debilidad que dificultará alcanzar un crecimiento más acorde con el potencial de la economía”, agregó.

Entre los factores de riesgo, el IMEF se refirió al impacto que puede tener en las finanzas públicas el menor crecimiento de la economía, un menor precio del petróleo y una reducción en la plataforma de producción de crudo del país.

Entre los factores externos se encuentran las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, indicó.

No obstante, pueden jugar a favor de la economía mexicana la próxima entrada en vigor del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) de libre comercio y la reducción de las tensiones comerciales a nivel global, abundó el presidente del IMEF.

En 2021, la economía mexicana puede crecer un 1,5 por ciento, de acuerdo con las previsiones de los socios del IMEF.

El PIB mexicano se contrajo un 0,1 por ciento en 2019, su primera baja en una década, en medio de la desaceleración de la economía global, según las cifras oficiales más recientes.