El precio internacional de la gasolina se encuentra en su máximo precio desde octubre de 2014. Hoy, el combustible más consumido en el mundo se sitúa en los 2.2260 dólares el galón, un aproximado de 11.76 pesos el litro.

 Aunque en México al precio internacional hay que agregar los costos de logística, almacenamiento, impuestos y la ganancia del gasolinero, por lo que lo tenemos en alrededor de los 22 pesos cada litro.

Un aumento en los precios del combustible no sólo afecta directamente al precio, sino a la cadena de suministro que en la gran mayoría ocupa combustible para trasladar el producto al consumidor final.

El Gobierno de México tiene en sus manos suavizar el incremento con mayores estímulos económicos a los precios de las gasolinas, es decir, cobrar un menor IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) en cada litro del combustible.

En lo que va del año, el precio ha aumentado 57.7% en el mercado internacional de Nueva York, cotización que es el referente para cerrar los contratos de compra de las gasolinas de México a Estados Unidos, principalmente.

Como referencia, a finales de 2020, el precio de la gasolina en el mercado internacional se estaba negociando en 1.41 dólares por galón, que en términos más digeribles era de 7.45 pesos por litro, que hoy es un marcado aumento que poco a poco ha ido filtrándose en los bolsillos de los consumidores y productores del país, muestra de una mayor inflación.

Sólo en la sesión de este martes, el precio de la gasolina dio un salto de 1.5%, lo que valió para alcanzar un máximo de poco más de seis años y medio.