Un paraíso para los que somos amantes de la comida italiana, D’Amico nos enamora a todos con sus magníficos platillos y estupendo horno para pizzas. Este autentico restaurante italiano es la fruto de la pasión de la familia D’Amico por crear experiencias gastronómicas inolvidables.

D’Amico no es solo el apellido de esta familia de amantes del arte culinario, sino que es también el nombre que decidieron darle a su restaurante hace once años. Para la familia D’Amico crear un espacio, una comida y un ambiente especial es de las mejores cosas que existe en esta vida. Dar servicio, pero más que nada dar emoción y dar experiencias para ellos siempre ha sido lo primero.

D’Amico se traduce del italiano a ‘de amigo’ y eso es justo lo que la familia intenta transmitir día a día en este magnifico restaurante, donde la pasión por la gastronomía y las ganas de siempre ofrecer lo mejor crean un ambiente de amistad y felicidad. Más que un restaurante tradicional, son un equipo de personas profesionales dedicadas en crear experiencias únicas con sabores extraordinarios.

Ahora en su renovada sucursal de Polanco, en Homero 418, nos encontramos con esta familia que trabaja todos los días para crear un lugar donde no solamente se come exquisito, sino donde se crean memorias con nuestros seres queridos.

La Rosa es un ícono histórico que representa desde la antigua Roma un símbolo de lealtad y camaradería. Cada mesa de D’Amico tiene una y el mensaje es simple: Lo que se platica en la mesa se queda ahí.

Un mundo de placer culinario donde cada instante es una oportunidad por dejarnos llevar por el carisma de los Chefs Walter y Francesca D’Amico, de disfrutar de la exquisitez de la cocina italiana o de ser apapachados por el memorable ambiente, D’Amico Ristorante es un espacio único.