Llámenme cínico, incrédulo, conspiracioncita o cuentista pero para mí, esto del contagio de Trump no solo es puro cuento sino que es el puro cuento más oportuno de la historia.

Con esta «enfermedad» Trump se recluye, lejos de la prensa y los preguntones por dos semanas.  No más preguntas sobre los fascistas, ni sobre la entrega de la presidencia, sobre los votos por correo o sobre sus impuestos no pagados, es más, no más preguntas.

Mejor aún, 14 días para prepararse para el próximo debate a micrófono cerrado, donde no lo van a dejar pelear como a él le gusta y le sale tan bien, a gritos y empujones como los meros machos.

14 días para que corra la propuesta de la jueza que le dará a los republicanos la prohibición del aborto; 14 días para que hablen de los vicepresidentes, 14 días para que se les olviden los impuestos y para sacarse de la manga algún proyecto de salud médica para reemplazar al de Obama, que esta misma jueza va a ayudar a destruir sin reemplazarlo con nada más.

No más estímulo fiscal, no más discusión de si debe hablar bonito o feo, no más empujones, preguntitas y preguntitas y por si todo esto fuera poco, al final de la cuarentena – o más catorcena- refrescado, renovado, renacido, casi casi como Lázaro, se levantará de entre los muertos por COVID y podrá compartir su sentimiento, su dolor y su tragedia con los 200,000 que ya murieron y todos los que les siguen.

Si este contagio le vino a Trump como anillo al dedo….

!Ah claro!, y si realmente si está infectado, le llegó en el mejor momento posible.  Si se cura rapidito tendrá un sufrimiento -que lo humaniza- para compartir con los votantes.  Si no se cura rapidito un pretexto para justificar no haber ganado dejando a los republicanos con un Suprema Corte a su favor, un Congreso a su favor y la posibilidad de hacer campaña política como republicanos, sin Trump donde así convenga, y republicanos trompistas donde convenga.

Por donde se le vea, este contagio es un regalo divino.

Por cierto, si se contagió en el avión TODOS los que iban con él deberían encerrarse, pero no, solo él Melania y la portavoz regresarán en 14 días.