Aunque se admite que la mayoría de las modificaciones a la Ley del Infonavit
por decreto del Presidente de la República benefician al otorgamiento y uso de
créditos para los trabajadores, falta reconocer la figura del profesional o asesor
inmobiliario certificado a pesar de ser el principal eslabón en las operaciones
inmobiliarias.

“Tal es así que les llama promotores de venta como si fueran vendedores de
una constructora o desarrolladora con quienes se tiene algún convenio, esto
dista mucho de lo que ocurre que es asesorar gratuitamente”, señaló el
vicepresidente B y Consejero Vitalicio del Consejo Estatal de Profesionales
Inmobiliarios de Baja California (CEPIBC), Eduardo Castro Mora.

Por lo anterior, anunció que el gremio de los profesionales inmobiliarios de Baja
California le extendió una carta al Director del Infonavit, donde se le solicita
corregir los términos ya que consideran que lejos de ayudar a la población, se
perjudica a quienes desconocen el proceso y la tecnología, requiriendo así de
asesoría.

Esto en referencia a la modificación del artículo 42 que dice que el instituto,
establecerá las condiciones para garantizar la libre elección del financiamiento
que mejor convenga a los intereses del trabajador.

“Especulamos que de esta reforma al artículo 42 nacieron los cambios en
reglamento y políticas respecto a la precalificación externa, el Infonavit al no
reconocer nuestro papel no se apalanca de la figura del profesional inmobiliario
certificado, y elimina el acceso a todo externo para la precalificación del
trabajador, ahora es todo por cuenta del instituto quien no tiene la capacidad
operativa para asesorar al vasto de la población”, subrayó Castro Mora.

Entre las modificaciones a la ley, destacan la apertura para utilizar los créditos
del Infonavit a la compra de terrenos baldíos en donde se pretenda construir
vivienda, así como que la tasa de interés deje de ser una sola para todos como
lo era la del 12% una de las más altas del mercado, ahora dependerá de la
base salarial.

“También cambiaron los criterios de puntaje para calificar a un crédito, que tal
vez sean benevolentes para la población pero el sistema se encuentra errático,
no ha quedado, cambia resultados a diario, tiene muchas fallas”, concluyó el
especialista inmobiliario Consejero Vitalicio del CEPIBC.