La compra de bienes y servicios de los hogares en México registró en agosto su tercer retroceso consecutivo, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El consumo privado en el país apuntó un ligero retroceso de 0.6 por ciento durante agosto del presente año, frente al mes inmediato anterior, con cifras desestacionalizadas para hacer comparables los periodos.

El consumo de los mexicanos está 1.4 por ciento por debajo de su nivel máximo pospandemia en mayo de 2021 y de 3.6 por ciento debajo de enero de 2020.

El consumo en bienes de origen importado destaca por su reducción de 6.8 por ciento en agosto respecto a julio y servicios de origen nacional cayó 0.4 por ciento en el octavo mes de 2021 respecto al mes previo, según datos ajustados por estacionalidad.

Y es que la economía mexicana mostró un menor dinamismo por la tercera ola de la pandemia. Analistas económicos de BBVA Research prevén que hacia delante se disipe el efecto de la variante delta sobre el consumo, aunque continúa el riesgo sobre la actividad por la persistencia de los cuellos de botella y escasez de insumos en la industria.

En su variación anual, el consumo privado avanzó 9.6 por ciento en agosto con respecto al mismo mes de 2020, los crecimientos más importantes, por base de comparación, están en bienes duraderos y semiduraderos, tanto nacionales como internacionales.

A su interior, el gasto en bienes de origen importado ascendió a 20.9 por ciento en el octavo mes, con respecto al mismo mes de 2020, y el efectuado en bienes y servicios nacionales tuvo un alza de 8.2 por ciento (en los servicios subió 11.7 por ciento y en los bienes lo hizo en 4.7 por ciento), con relación a los del igual mes de 2020.

En enero-agosto, el consumo privado reportó un aumento de 8.7 por ciento, con un avance en consumo nacional de 6.6 por ciento e importado 27.9 por ciento.