Los alcaldes de Tijuana y de Imperial Beach, California, se comprometieron aquí a tratar, de manera coordinada, los temas ambientales que beneficien a las ciudades de ambos lados de la frontera.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, en una reunión de trabajo con su homólogo estadunidense Serge Dedina, indicó que el objetivo de esta reunión de trabajo es continuar fortaleciendo lazos entre ambas ciudades.

Indicó que entre los proyectos ambientalistas que analizaron, están temas como la posibilidad de generar energía por medio de la basura, la recolección de llantas de desecho para su reciclaje y el tratamiento de las aguas residuales.

Dijo que una de las principales preocupaciones de las autoridades de Imperial Beach y del grupo de ambientalista Wild Coast, son las llantas de desecho que van a parar a los cañones de la ciudad, para luego llegar al cauce del Río Tijuana y al Océano Pacífico.

“Uno de los objetivos es emprender campañas de recolección de estas llantas en los cañones de los Laureles, del Matadero, de Cortez, Misión del Sol, así como en el fraccionamiento del Soler, las cuales serían recicladas”, añadió.

El edil tijuanense destacó que el acuerdo será que Wild Coast recogerá mensualmente las llantas que se colecten de estas zonas, las triturará para su comercialización, creando así un nuevo mercado de reciclaje.

Gastélum Buenrostro también resaltó la importancia de dar continuidad a estas necesidades ambientales, “cuyas soluciones deberán forzosamente ser binacionales, trabajando ambas alcaldías de manera coordinada”.

A su vez, el alcalde de Imperial Beach, California, Serge Dedina, manifestó que no sólo es responsabilidad de México preocuparse por el tema ambiental, sino también de Estados Unidos, en este caso de Imperial Beach.

Planean unir fuerzas entre las alcaldías de Tijuana, de San Diego, y de Imperial Beach con la Cámara Regional de San Diego, California, para posteriormente anunciar juntos un acuerdo binacional.