Durante 600 años la capital de Corea se ha mantenido fiel a sus costumbres y a su historia, y además de las transformaciones que han sido impulsados por la modernidad, su único cambio ha sido su nombre, que pasó de ser Han Yang a ser Seúl. Sus dos caras, la tradicional y la moderna, se aprecian fácilmente en el centro de la ciudad, que es dividida en en dos partes por el río Hangang: del lado norte se concentra la cultura e historia, y en la parte sur predomina la zona comercial, pero en toda la ciudad hay una belleza compartida que nos captura.

Mientras recorremos Seúl nos asombramos con la integración de su historia, con los desarrollos modernos y la naturaleza. Encontramos palacios y santuarios reales de la Dinastía Joseon, el moderno estadio de la Copa Mundial de Seúl, el río Hangang, la montaña Namsan, el parque nacional de la montaña Bukhansan, y los coloridos mercados de Namdaemun y Dongdaemun. En los alrededores hay bellos parques, un pueblo tradicional coreano, y antiguas fortalezas.

La plaza Gwanghwamun del distrito Jongno-gu, es uno de los más importantes distritos culturales y gubernamentales de la ciudad, enmarcada por el monte Bukhansan, las estatuas del almirante Yi y el rey Sejong el Grande, además de vistas al palacio Gyeongbokgung, y acceso a la calle Yukjo.

Su ubicación es perfecta, a sólo corta distancia del palacio Gyeongbokgung y del río Cheonggyecheon, y la aldea Hanok. Su moderno estilo elegante y minimalista es adecuado para los viajeros que gustamos que nos consientan, pero también para quienes recorren el mundo con un presupuesto determinado. Su ambientación y las diversas amenidades lo convierten en un lugar cómodo para descubrir los muchos atractivos de la ciudad.

El día lo recibimos con las campanadas del templo cercano, para deleitarnos después con el rico desayuno de su Café. Su atmósfera iluminada y moderna es perfecta para disfrutar de una variedad de diversas opciones, como sus croissants de pan fresco acompañados de café italiano COVA.

ser un hotel nuevo, ofrece todas las comodidades necesarias para hacer la estancia agradable, como una tienda en la planta baja, estancia tranquila, perfecta. Sencillo, buenas instalaciones y estilista moderno. Dependiendo de la fecha en que se visite, las habitaciones regalan hermosas vistas, como los colores hacia la montaña, además de contar con duchas espaciosas y hasta con escritorio.

Su personal profesional y amable se une al ambiente tranquilo, que nos reciben después de un día de exploraciones por Seúl. Es el punto de reunión para conocer el ambiente histórico y cultural de la ciudad, y por supuesto, para dejarnos consentir con la hospitalidad del hotel Shilla Stay Gwanghwamun.

Artículo anteriorInnovación social entre emprendedores para resolver problemas en la comunidad
Siguiente artículoImpactarán el futuro de mujeres emprendedoras de la región con el Foro Mujer Pyme 2018

Deby Beard es polifacética, y siempre encontrará algo para sorprenderte.

Organizando más de 150 catas por año, ayuda a que cada vez más personas puedan iniciarse en la cultura del vino, disfrutando y aprendiendo al mismo tiempo.

En los locales de Riedel Wine Bar podrás encontrar la combinación perfecta entre los mejores vinos y el mejor cristal para apreciarlos y disfrutarlos. Deby importa copas Riedel, para enaltecer con su cristal perfecto los aromas y sabores de los mejores vinos.

Puedes leer sus artículos en las principales publicaciones de México, siempre tratando temas que nos llevan al mundo de los placeres: vinos, comidas, viajes, lugares para disfrutar, etc.

Premios y reconocimientos:

El Comité de la Excelencia Universal, entrega el reconocimiento a: DEBY BEARD

LA EXCELENCIA UNIVERSAL Hace más de 10 años que se instituyó el premio de la Excelencia Universal, donde siempre se invita a personalidades o figuras, además de instituciones o firmas de relevancia, para recibir este prestigiado reconocimiento que fue instituido por René Cassin (Premio Nobel de la Paz), para preservar la calidad en cualquier área del saber humano.

A través de los años lo han recibido firmas del nivel de Cartier, Jaguar, Rolex, Chanel-Paris, Hoteles Ritz y Plaza Athénée de París, Palace, Villamagna y Hesperia de Madrid, Hotel Alvear de Buenos Aires, Hotel Plaza de Nueva York, además de celebridades de la talla del Rey Juan Carlos de España, Nancy Reagan, Margaret Thatcher, Plácido Domingo, Julio Iglesias, Ricardo Montalbán, María Félix, Jacobo Zabludovsky, Roger Moore, Omar Shariff, Luis Miguel, Rufino Tamayo, Juán Soriano, entre otros, que lo han recibido con gran beneplácito.