Cuando las cosas se dificultan y los problemas se acumulan, la manera más efectiva de salir adelante, no es buscar culpables, ni hacerse victima sufriendo por que la vida no es como uno esperaba. La actitud más efectiva es reconocer que todo lo que sucede tiene como único fin hacer conciencia y mejorar el carácter de la persona. Es mejor tomar el problema como un momento difícil, con una posible solución positiva y con un beneficio a futuro y un desenlace prometedor.

Los problemas no son un castigo, el universo no toma venganza personal contra nadie. Los problemas existen ya que son parte de la vida. Hay ocasiones en las cuales la persona tomó decisiones equivocadas por lo que se producen consecuencias complicadas, en otras ocasiones personas llegan a caer en situaciones difíciles y no desafortunadamente se cuenta con las herramientas emocionales necesarias para sobreponerse por lo que se crean problemas que parecen obstáculos, o se puede dar el caso de que existen condiciones que no se tiene el control, por lo que simplemente se debe de aceptar la realidad dejando de luchar por aquello que no se puede resolver.

Una manera constructiva de ver y trabajar con los problemas y los obstáculos cuando estos se llegan, será visualizarlos como pruebas que se requieren para poder afinar el carácter y aprender lecciones de vida.

Las pruebas no se escogen, llegan sin pedirlas y cuando uno menos las necesita. Lo importante es que cuando tocan la puerta, hay que poderlas estos reconocer, captarlas y hacer lo mejor de ellas; a pesar del enojo, frustración, e impotencia que causan, estas pruebas vienen a confrontar con los más profundos sentires, brindando la oportunidad de crecer y ver el mundo con una visión renovada y más madura. Las pruebas marcan el carácter por siempre y sería bueno percibir el problema como, la cima de una prueba oculta que viene a dar una lección importante.

A cada persona le toca una prueba y un reto, nadie necesita la misma lección. Hay personas que tienen que aprender a vivir sin lujos o con problemas de dinero, otros tendrán que luchar contra su fuerza de voluntad, habrán quienes deban superar alguna enfermedad y algunos otros deberán aprender a manejar sus relaciones personales. Lo cierto es que nadie se salva, hay una prueba para cada quien, nadie se salva.

LA RECETA

recetas-titulo1

Reconoce tus pruebas en la vida

recetas-titulo2

INGREDIENTES

  • 1 pieza de reconocimiento- aceptar la situación incómoda como una prueba
  • 1 racimo de fortaleza- valor para confrontar y buscar una solución
  • 2 rebanadas de actitud positiva- disposición abierta, flexible y positiva
  • 3 gotas de confianza – fe y esperanza para una solución acertada
  • 2 cucharadas de determinación, actitud con lucha y dirección para triunfar

Afirmación positiva: Esta situación, prueba o problema que me está preocupando tiene una solución positiva y yo tengo la fortaleza para resistir y confrontar los momentos difíciles que se me están presentando. Tengo fe en que todo se va a resolver y algo bueno va a salir de esto.

COMO TOMAR LO MEJOR DE LAS PRUEBAS QUE LLEGAN:

  1. Las pruebas están diseñadas para cada persona. Cada quien tiene su misión especial en la vida, por lo que sus problemas requieren de una lucha interna y de la superación personal.
  2. Según la percepción del problema será la actitud y su resultado. Si uno capta el problema como un castigo el enojo y el dolor impiden ver las soluciones, si uno ve el obstáculo como una prueba para mejorar, resuelve con gusto y agradece la lección.
  3. No existen pruebas que no se puedan pasar. Es importante entender que no hay imposibles, aun cuando la prueba no tenga solución habrá algún mensaje que se pueda aprender. Finalmente todo pasa, se acomoda y se mejora, esta es la naturaleza.

Las pruebas de la vida son bendiciones disfrazadas que ayudan a forjar el carácter y promueven el éxito personal.