Y así fue que el domingo 1 de Julio de 2018, uno de cada dos mexicanos con edad electoral, otorgó su voto a Andrés Manuel López Obrador; orquestándose una victoria contundente nunca antes vista y acabando con 90 años de hegemonía presidencial de los partidos políticos tradicionales.

En una jornada no imaginada ni por las encuestas más radicales, AMLO se coloca como el triunfador contundente que tendrá “manga ancha” para manejar el país, con una votación ciudadana históricamente alta:

  1. Con el cierre del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) se confirma que AMLO podría contar con más de 300 diputados y casi 70 senadores
  2. En las elecciones para Gobernador, Morena ganó cinco de los nueve estados en disputa y 19 de los 27 congresos locales.
  3. La coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena, PT, PES) ganó 210 de 300 distritos electorales lo que representa el 41.8% de la votación, más ocho distritos que Morena ganó individualmente sin coalición.
  4. Claudia Sheinbaum gana con 2,269,075 votos en la Ciudad de México con caso el 50% de los votos, siendo la CDMX el principal contribuyente del PIB del país.

Lo que AMLO sí puede hacer

  • Con la mayoría absoluta en ambas cámaras, AMLO podrá hacer avanzar fácilmente sus proyectos presupuestales y legislativos
    • Este tipo de votación se usa para aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación, un dictamen de reforma de ley (que no sea constitucional), avalar algún acuerdo presentado por la Junta de Coordinación Política, realizar nombramientos en las comisiones legislativas, convocar audiencias públicas o simplemente aprobar o desechar alguna decisión que se ponga a consideración del pleno de las cámaras.

Lo que AMLO no puede hacer:

  • Esta votación no le alcanza para avalar reformas constitucionales, pues para eso se requiere mayoría calificada, que significa tener dos terceras partes de los diputados presentes y ser avalado por la mitad más uno (17) de los congresos de los estados.
    • Entre las propuestas de campaña de López Obrador que requieren reformas a la Constitución están la modificación de la reforma educativa, la energética, la fiscal y la eliminación del fuero.

Así las cosas. AMLO fue votado mayoritariamente por gente de todas las edades y clases sociales, instaurándose como bastión en centro, norte y sur del país de manera avasalladora. Tiene margen de maniobra, y ha generado buenas expectativas mediante sus discursos conciliadores.

El escenario para que México cambie está dado. Esperemos que AMLO sea el líder adecuado para lograrlo, y nosotros como sociedad civil seamos parte del proceso.