Para quienes son aficionados del apasionante deporte del golf, el nombre de Víctor Regalado es sinónimo de profesionalismo y competitividad internacional, ya que este deportista tijuanense, a base de empeño y disciplina, ha puesto muy en alto los nombres de México y Tijuana en los circuitos internacionales del Golf.

Su primer triunfo internacional se dio el 4 de agosto de 1974, cuando después de un cerrado duelo con el alemán estadounidense Tom Wescoff, Víctor se adjudicó la presea del Pleasant Valley Classic.

Posteriormente, el 16 d julio de 1978, Regalado ganó su segundo torneo profesional dentro de la gira en el Ed McMahon Quad City Open, con rondas de 67, 64, 68 y 70 golpes, para un acumulado de 269, 15 bajo par, en el campo de Oakwood Country Club de Coal Valley, Illinois, venciendo a algunos de los mejores golfistas del mundo. Esta proeza dejó su nombre inscrito entre la lista de figuras internacionales del Golf.

Dentro de la Asociación Americana de Golfistas Profesionales (PGA por sus siglas en inglés) fue el último mexicano en ganar un torneo de ese circuito. Esos triunfos se suman a muchos más conseguidos por el golfista tijuanense a lo largo de una carrera deportiva de 40 años.

A pesar que desde el 2004 está retirado profesionalmente del golf, por muchos años fue el encargado técnico de los torneos del Club Campestre de Tijuana, en donde además de compartir su experiencia con otros golfistas mexicanos, enseñó la técnica a jóvenes que iniciaban en este deporte. Su estela de grandeza en los greens aún ilumina el camino de aquellos que aspiran a dejar huella en este deporte tal como lo hizo Víctor Regalado.