La Trienal de Tijuana 1: Internacional Pictórica es un certamen que convoca a participar a artistas de muy diversas latitudes y que posiciona al Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, como el epicentro de un acontecimiento de dimensiones mayúsculas.
Nacido de la idea del pintor Álvaro Blancarte, este ambicioso proyecto convocó a la comunidad artística el pasado miércoles 30 de enero al Mezanine del CECUT, donde dos de los miembros del comité organizador, Heriberto Yépez y Roberto Rosique, charlaron sobre los pormenores de esta propuesta sin precedente en el ámbito regional.
“Esta Trienal busca rebasar el formato que tienen certámenes similares mediante el carácter de internacional pictórica”, explicó Rosique, quien, en su calidad de artista, curador, promotor cultural y critico especializado, ha colaborado estrechamente en el diseño de este concurso.
Heriberto Yépez, escritor experto en temas fronterizos, quien colaboró en la conceptualización de la Trienal de Tijuana 1: Internacional Pictórica, enfatizó acerca del debate sobre lo que actualmente significa “la pintura y lo pictórico, algo que forma parte de la dinámica de Tijuana como comunidad fronteriza y que estamos invitando a la comunidad internacional a participar de este diálogo”.
Ambos expertos fueron delineando las características de esta convocatoria que calificaron de “novedosa y experimental”.
“Se puede concursar como individuo o como un colectivo, dado que gran parte del arte contemporáneo en general está hecho por colectivos que están creciendo, y admitir esto dentro de las instituciones instiga y provoca a artistas a buscar hacer estas propuestas”, afirmó Yépez al distinguir uno de los parámetros que define a esta Trienal.
Otro rasgo distintivo de este certamen es, de acuerdo con Yépez, “atender la demanda mundial de equidad de género, pues no hay ninguna duda de que en el mundo del arte hay una desigualdad que no sabemos reparar, así que decidimos institucionalizar la equidad, de modo que 50 por ciento de las obras seleccionadas tiene que ser de artistas mujeres”.
Los dos integrantes del comité organizador de la Trienal estuvieron de acuerdo en que desde este proyecto se busca que se haga notorio que la equidad y la paridad de género es algo que hacemos desde Tijuana y reiteraron que es también una “invitación a otras instituciones y en otras partes del país para que sea la igualdad un criterio permanente en este tipo de convocatorias”.
Como un mecanismo para alterar las convocatorias tradicionales, calificaron Yépez y Rosique la idea de la triple votación, mediante la cual se definirá al ganador del premio de adquisición de un millón de pesos moneda nacional y la entrega de dos menciones honoríficas de 250 mil pesos cada una.
En la Trienal Tijuana 1: Internacional Pictórica, un comité curatorial emitirá un voto; habrá también un voto popular que se hará por internet vía redes sociales en el que el público seleccionará las obras ganadoras, y un tercer voto de los artistas participantes en el certamen, en la que se les pedirá que de forma ética no voten por ellos mismos.
Veremos el voto de personas interesadas en el arte contemporáneo y tendría tanto valor como el de los conocedores; los consideraríamos como expertos que antes no habían sido invitados, y que con la primera selección realizada emitirían un voto digital, coincidieron Yépez y Rosique al hablar del poder otorgado al público.
Finalmente, se destacó que la convocatoria para la Trienal de Tijuana 1: Internacional Pictórica está pensada dentro de un proceso de transformación, “de crecimiento; una historia con base en diversas participaciones y experiencias en instituciones, debates, festivales, plataformas y otras convocatorias”, explicó Yépez, lo que otorga al certamen un rostro de enorme dinamismo y que desafiará sin duda a una gran cantidad de artistas y colectivos.
Ambos expertos fueron delineando las características de esta convocatoria que calificaron de “novedosa y experimental”