El coordinador estatal del movimiento Misión Rescate México, Manuel Alejandro Flores Pérez hizo un llamado a “entrar a una reflexión profunda” sobre nuestro papel como padres en la educación de nuestros hijos, ante la tragedia en una escuela primaria de Texas que provocó actos de imitación en la ciudad de México y en esta frontera, la semana pasada.

Durante el nuevo arranque del Programa Social de Prevención de la Violencia y la Delincuencia, este fin de semana en el oratorio San Juan Bosco de la congregación misionera Proyecto Salesiano, en el fraccionamiento popular Mariano Matamoros, Flores Pérez consideró como grave el que tras el tiroteo de Texas, por imitación un joven en la Ciudad de México el jueves, y otro en la preparatoria Lázaro Cárdenas, el viernes, amenazaran con actos de violencia.

Dijo que lamentablemente, en Estados Unidos es más fácil conseguir un arma que alcohol o cigarros, inclusive para un menor de edad; en México no estamos en este panorama, pero debemos de trabajar con las familias para entrar en la reflexión profunda de cuál es el papel que nos corresponde a los padres de familia para educar a nuestros hijos en valores y sin violencia, considerando el pleno desarrollo humano como algo importante.

El delegado estatal de Misión Rescate México se refirió también a un grupo de niños que mientras se desarrollaba el taller, este sábado, jugaban con unas piezas de lego con las que armaron unas “metralletas”. La escena puede parecernos graciosa –dijo–, pero la verdad es que tenemos un reto enorme, y asumir ese reto es quitar la violencia de nuestro vocabulario, de nuestras juventudes, de los juegos, que no se considere este tipo de actitudes como parte de la vida.

Respecto al nuevo arranque del Programa Social de Prevención de la Violencia y la Delincuencia, participaron unas 60 personas, madres de familia y sus hijos adolescentes que permanecen en el refugio del Proyecto Salesiano de Tijuana, A.C. en el Mariano Matamoros.

Ahí Manuel Alejandro Flores Pérez dijo que esta acción es una muestra de que ante cualquier crítica que hace, Misión Rescate México también trae una propuesta “y la propuesta que traemos es trabajar en la prevención de la violencia en el hogar, para garantizar que en el  mediano plazo podamos tener menos delitos, y para ello necesitamos tocar la vida de los padres de familia y los jóvenes y adolescentes”.

Finalmente dijo que esta tarea se lleva a cabo gracia al apoyo de la asociación civil Universitarios por el Bien Común, integrada por estudiantes que imparten los talleres; a la empresa Suppera que dirige el maestro en sicología Marco Vera, encargado del programa; a la fundación Corazón Naranja, al Proyecto Salesiano y a los particulares y empresas que aportan insumos para poder trabajar, y afirmó que se seguirá trabajando,  “poniendo nuestro granito de arena para que la delincuencia pare, para que tengamos una Tijuana más pacífica y más justa para todos”.