A mediados del siglo XVIII surge en Inglaterra la primera revolución industrial por la cual se origina la producción fabril, ayudada por máquinas accionadas por medio de agua y vapor. La segunda revolución se produjo a principios del siglo XX, cuando se introducen las cadenas de montaje para producción masiva, accionadas por medio de energía eléctrica. La tercera se caracterizó, en la década de 1970 en adelante, por el reemplazo de la producción analógica y mecánica por la tecnología electrónica y digital. La cuarta revolución industrial, o Industria 4.0, ya está en marcha, se trata de un proceso evolutivo con un horizonte temporal que podría fijarse en 2035.

La industria de cuarta generación representa la fusión del mundo virtual con los procesos industriales del mundo físico. Integra sistemas ciber-físicos que permiten tanto la producción en masa como la personalización, el desarrollo y diseño ágil, así como el flujo instantáneo de información para fines de planificación y control de operaciones.

De acuerdo con el Dr. Carlos Montalvo, investigador de la Organización Holandesa para la Ciencia Aplicada TNO, la industria va a tener un nuevo paisaje hacia el 2035, tras una transformación profundamente radical. “Lo que vemos en el horizonte ahora como una fantasía se está construyendo desde hace ya 4 o 5años, estamos en el proceso de crear una realidad diferente, y para afrontar los cambios que vienen tenemos que empezar a actuar desde hoy”.

En su conferencia “Industria 4.0: Tendencias en la Manufactura Inteligente y Avanzada”, ofrecida en las instalaciones de Index Tiuana, el investigador explicó que el cambio de paradigma es el resultado de un proceso que se inicia a mediados de los años 60 con la globalización de manufacturas, se intensifica en los 90, se consolida en el 2000 y empieza a decaer entre el 2000 y 2010 en ciertas áreas especializadas de producción.

Tijuana ha vivido un boom maquilador debido a que las empresas de países como EE.UU. y Japón deslocalizaron su producción, enviaron sus actividades manufactureras repetitivas fuera. China también llevó su industria hacia otros países, pero dentro de Asia. “El éxito de la manufactura fuera de los centros de diseño se extendió de tal manera que al final empezó a tener rendimientos de crecientes y la competitividad en cuestión de costo fue perdiendo margen, afectando tanto a quienes realizan la manufactura como a quienes la subcontratan”.

“Países como Alemania, Holanda, Suecia y Francia enviaron también bastante industria fuera, lo que resultó en una fuerte caída del empleo nacional. La tendencia −de no hacerse nada para revertir la caída de las manufacturas en Europa− es hacia una desindustrialización irreversible a largo plazo”, aseguró el investigador.

De ahí que gobiernos, asociaciones industriales y empresas han reconocido la necesidad de explotar la tecnología digital para mantenerse competitivos en el mercado.

Con la industria 4.0 se avanza hacia el renacimiento y redefinición de la producción y la economía con espacios de comunicación con máquina, hombre, insumos y marketing a través de Internet.

La digitalización de los sistemas de producción, la inteligencia artificial e información en tiempo real para aumentar la productividad y reducir los costos harán posible las fábricas “inteligentes”, donde las máquinas se comunicarán entre sí y tomarán decisiones.

“El centro de la nueva industria serán las redes; redes mucho más flexibles, permeables y que por lo tanto representarán muchos riesgos. El poder de cambiar y afectar el sistema y sacar ganancia de él estará en la digitalización y el manejo de los datos”, observó el Dr. Montalvo.

Ante el contexto de la nueva manufactura, la automatización y el trabajo rutinario están decayendo de manera acelerada, algo que calificó como sumamente peligroso para la frontera norte de México, pues son las áreas en las que dicha región se especializa. “Será en los bienes de consumo masivo en donde haya menos margen de ganancia para los manufactureros, y son precisamente este tipo de productos los que se manufacturan en la región”, observó, por lo que realizó un llamado a la modernización en la industria manufacturera, ya que la única manera de evitar una posible desindustrialización irreversible en los próximos 50 años será la innovación.

El hecho es que la frontera norte de México debe prepararse para afrontar los cambios que supone la industria 4.0, en especial en el campo laboral, pues las previsiones apuntan a que la nueva revolución industrial va a afectar al 57% de las profesiones actuales en el mercado.

Debería preocupar también la escasez de trabajadores cualificados en el área de TI, que será el área predominantemente responsable de la 4ª Revolución Industrial.

La conferencia fue llevada a cabo gracias a la colaboración de TNO, el Colegio de la Frontera Norte, Index Tijuana, Axis y Eje Instituto.