El pasado 15 de julio fue inaugurado por autoridades de gobierno de ambos lados de la frontera el nuevo cruce peatonal de San Ysidro denominado Ped West,  en el discurso por parte del  subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Paulo Carreño King, habló de la integración y cooperación entre México y Estados Unidos y de la necesidad de “trabajar de manera conjunta para el desarrollo de infraestructura fronteriza que permita a ambos países alcanzar su máximo su potencial.” y agregó “Estos esfuerzos son muestra del compromiso de ambos países por ofrecer a nuestras comunidades una frontera que promueva el desarrollo y bienestar.”

Inaugurado el cruce y una vez abierto al público las críticas y protestas no se han hecho esperar, de ambos lados de la frontera, al encontrarse los usuarios con un andamio, estructura construida  de manera provisional, en lo que se termina el trabajo de remodelación de el Chaparral para el acceso y salida de visitantes de uno y otro lado de la frontera.

Construcción ligera de tubos de metal (sin cimentación), madera y lámina de 400 metros, en la que el cableado del alumbrado está expuesto, y sostenido por alambres, que además una parte  quedó justo debajo de uno de los pasos a desnivel que se están construyendo y que ya fue cerrado por una hora en lo que colocaban una viga, que de acuerdo a fuentes locales tuvo un costo de alrededor 850 mil pesos y que no cumple con el mínimo de requisitos de seguridad y mucho menos para soportar el cruce de 12000 personas diariamente.

¿Cómo es posible que siendo una obra que se planeó desde el sexenio pasado no haya estado a tiempo? Las autoridades locales desde el presidente municipal, hasta un grupo de diputados afirman que ya han levantado quejas y solicitan al gobierno federal que se construya algo “decente” aunque sea temporal, sin obtener respuesta alguna de las autoridades. Sin embargo la gente se pregunta ¿Es que no lo vieron antes? ¿No hay coordinación entre dependencias para hacer estos trabajos?  

Por su parte el director de Vinculación Internacional e Institucional, del INDAABIN (Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales), Luis del Moral González ha expresado su total desconocimiento tanto del proyecto, como de la dinámica de la frontera al explicar en una de sus últimas declaraciones, que el puente es provisional  ¿acaso nadie le explicó a este funcionario que la estructura tenía que soportar a 900 personas que en ocasiones esperan tres o cuatro  horas para cruzar y no lo recorren en 5 minutos como él expone?

El Colegio de Ingenieros Civiles prepara un dictamen sobre los riesgos que implica para la seguridad de los transeúntes la obra como está.  Una vez entregado, ¿habrá respuesta de las autoridades federales o insistirán en el discurso oficial del “no pasa nada” para luego lamentar algún accidente?

Lo que construye el gobierno mexicano y el INDAABIN considera seguro y digno:

pedwest2puente-andamios-00

Lo que construye el gobierno de Estados Unidos:

ped west

pedwest5