La compañía francesa Dassault Systèmes presentó su plataforma “3DExperience”, con la cual pretende brindar al mercado de la moda la posibilidad de generar experiencias integrales para los consumidores ante las restricciones que imponen las medidas sanitarias actuales.

“La nueva normalidad está limitando la interacción de los compradores con los productos. Las reglas de reapertura de las nuevas tiendas departamentales y centros comerciales prohíben el acceso a probadores de ropa, lo cual podría representar un reto para que los consumidores encuentren la prenda adecuada a sus gustos”, indicó la firma con presencia en más de 140 países en comunicado de la empresa.

La pandemia por COVID-19, de acuerdo con un estudio de la empresa Fits.Me, que hace probadores virtuales, generará una pérdida de valor por prendas devueltas de alrededor de 15 mil 500 millones de dólares, lo que representará un reto adicional para la venta de ropa.

Sin embargo, a través de la tecnología 3D la industria de la moda puede desarrollar soluciones para enriquecer la experiencia del cliente. Desde impresoras 3D para ofrecer prendas personalizadas, hasta espejos de realidad aumentada para ‘probarse’ la ropa, la industria colocará al consumidor en el centro del proceso de compra en tiendas de moda, priorizando la experiencia inmersiva y personal.

“A través de nuestra plataforma 3DExperience, brindamos al mercado la posibilidad de generar experiencias integrales a los consumidores centradas en sus gustos, a la vez que contribuimos a reducir las pérdidas. La tecnología 3D está cambiando la industria minorista para volverse más centrada en el cliente y en un diseño y producción más eficiente en beneficio de la industria y la comunidad”, comentó Gunther Barajas, director de Dassault Systèmes México.

De esta manera la industria de la moda intentará adaptarse a las nuevas demandas y retos que dejará la pandemia por COVID-19 a partir de este año.