A casi dos semanas de iniciada la Fase 3 por COVID-19, se comienza a resentir cada vez más el ambiente de inseguridad en distintos puntos del país. Saqueos, robo a comercios y asaltos predominan entre las principales actividades delictivas.

Hasta el 20 de marzo, se habían denunciado 166 saqueos en 15 entidades de la república, esto según informes del Centro Nacional de Contingencias Covid-19. Estado de México con 54 robos; Ciudad de México, 31; Puebla, 27; y Morelos, con 13 son quienes presentan el mayor número de incidencias.

“La coordinación con autoridades es clave para la prevención de saqueos durante la pandemia. Una buena comunicación entre las empresas seguridad privada, empresarios o dueños de negocios y las autoridades locales, nos ayuda a evitar este tipo de problemas”. Puntualizó Eduardo Margolis Sobol, especialista en seguridad.

Alimentos, licores y cervezas predominan entre los productos más robados en comercios así como fábricas y bodegas donde se almacenan los mismos.

Grandes cadenas de súper mercados como Soriana y Wal-Mart cuentan con operativos especiales de vigilancia y monitoreo para el suministro y distribución de sus mercancías. En la última actualización del reporte, los Oxxo son de las más afectados.

El informe también alerta de un grupo de “halcones” en el Aeropuerto de la CDMX que monitorean la llegada de aviones para robar mercancías. “A través de el ciberpatrullaje, es posible detectar y prevenir estos saqueos. En grupos de Facebook y Twitter se hacen las convocatorias que después pueden detenerse si son detectadas a tiempo” señaló Margolis Sobol.

Realizar las denuncias correspondientes es importante para evitar que estos delitos queden impunes y sobre todo, para evitar reincidencias. Es muy común que los participantes de estos saques comentan estos actos de vandalismo una y otra vez, por lo que generar antecedentes contribuye a que enfrenten la justicia y puedan detenerse.