Con la apertura de la ampliación de la garita de San Ysidro se espera la agilización de los cruces fronterizos entre Tijuana y San Diego, donde solamente falta que el gobierno mexicano dé pronta marcha a la parte del proyecto que le corresponde.

Así lo indicó Gustavo de la Fuente, director ejecutivo de Smart Border Coalition, tras asistir a la ceremonia de inauguración de este puerto de entrada a Estados Unidos que desde hace diez años estuvo en trabajos de ampliación.

“Es la conclusión de un gran proyecto de infraestructura, de la reconfiguración del puerto de San Ysidro, que consta de 3 etapas terminadas en 10 años. Es algo de gran importancia para la región porque moderniza las instalaciones, agrega carriles para peatones y autos y, sobre todo, dignifica la entrada a Estados Unidos”, expresó.

Esta ampliación consistió en pasar de 14 a 36 carriles para el tráfico de vehículos, en tanto que se amplió el área de cruce para peatones, lo cual contribuirá a reducir los tiempos de espera.

“Es realmente el puerto terrestre más grande del hemisferio occidental; sabemos que ha habido un incremento del 10% del tráfico vehicular en los últimos 10 años y del 70% del tráfico de peatones”, señaló el dirigente.

Este aumento en el flujo de cruces, dijo, obedece en gran medida al crecimiento demografico de Tijuana que es mayor al 1% anual, y de la necesidad que tiene San Diego de que gente que radica en Tijuana trabaje en sus empresas.

«Ademas, no hay que olvidar que hay una demanda latente, que cada vez que se abren nuevos carriles o se amplian las garitas, gente que cruzaba poco ahora decide cruzar con mayor frecuencia. Hay que ver cuál será el impacto de esto en los próximos meses», resaltó.

En la parte mexicana se está trabajando en el proyecto para demoler la antigua Puerta México, explicó, cuyo proyecto ejecutivo lo tiene la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el cual, según la autoridad federal, quedará listo en junio de 2020.

«Estados Unidos agregó 8 carriles nuevos, pero no se están usando todos debido a que México no está preparado con la parte que le corresponde a la SCT y en donde el Ayuntamiento deberá estar muy pendiente», agregó De La Fuente.

De ahí que la apertura de la ampliación de la garita San Ysidro se observa como un incentivo para que el lado mexicano haga lo propio, apuntó el director de Smart Border Coalition, y así se tenga una mejor conexión.

“El reto es ser persistentes, gestionar, tocar puertas en la SCT para que ese proyecto se concluya, y esperamos que para junio esté listo. Yo creo que sí porque hay una alineación muy positiva de los gobiernos de los tres niveles para esto, nos urge”, finalizó.