Para evitar enfermedades estomacales provocadas por diversos factores en el ambiente o por la ingesta de algún alimento en mal estado, el Colegio de Medicina General de Tijuana (Comegeti) recomendó a la población el uso de probióticos, ya que éstos protegen el intestino al formar una especie de capa protectora.

La Dra. Irma Yesenia Espinoza, Presidente del Comegeti, explicó que los probióticos son microorganismos vivos que se agregan a los alimentos o a los medicamentos y que ejercen efectos benéficos en la salud de los sujetos que los consumen.

Mencionó que para obtener probióticos a través de los alimentos, se recomienda consumir productos lácteos fermentados como yogurt, bebidas lácteas, leches cultivadas y quesos, a los que se ha agregado cultivos vivos conocidos como lactobacilos.

“Tienen una acción directa sobre el sistema inmunológico, teniendo en cuenta que la mayoría de este sistema se encuentra en el intestino, por lo tanto, una dosis adecuada de probióticos aumenta el estímulo sobre las inmunoglobulinas A, que intervienen en los procesos de defensa del cuerpo, evitando entre otras cosas, la diarrea”, expresó.

De la misma manera, abundó, aumentan la producción de ácidos grasos que vuelven ácido el tracto intestinal, el cual inhibe bacterias y mantiene el buen funcionamiento de la mucosa intestinal, ya que actúan como una barrera que impide el paso de sustancias que pueden generar enfermedades.

La Dra. Irma Yesenia Espinoza resaltó que a pesar de que en el mercado existen productos infantiles como leches de fórmula con bacterias de acción probiótica comprobada, la leche materna es lo mejor para el desarrollo de la flora probiótica de los bebés.