México debe encontrar la manera de balancear la aceleración del COVID-19 y la reapertura de su economía, advirtió el director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud este viernes.

Michael Ryan aseguró que, aunque es difícil predecir la trayectoria de la epidemia en cualquier país, México es ahora mismo la quinta nación con más muertes por coronavirus, y ha tenido números de contagios diarios récord, cuyo total alcanza ya más de un cuarto de millón.

“México está en el proceso de reapertura y en este periodo los casos han incrementado significativamente, se trata de un patrón que hemos visto en un número de países. Abrir la economía en medio de una transmisión comunitaria intensa puede llevar a una aceleración de los contagios”, aseguró el experto durante la conferencia de prensa habitual de la Organización.

Ryan expresó que es necesario mirar al nivel subnacional e identificar donde el virus esté bajo control y así decidir dónde se puede comenzar a reabrir.

“Entender cuáles son las zonas con mayor transmisión y donde tal vez se necesite revertir o ralentizar la reapertura. Esto debe estar acompañado de vigilancia de salud pública y de comunicación con las comunidades. Hasta cierto punto esto depende de la confianza. Debe haber mensajes claros y consistentes sobre los riesgos por parte de las autoridades y los líderes, tenemos que ser honestos con las comunidades sobre el nivel de la epidemia”, añadió.

El director de emergencias además explicó que si las comunidades regresan a su actividad normal y la vigilancia de salud publica es débil para identificar y rastrear casos rápido, se podría llegar a un nivel donde el número de contagios exceda la capacidad del sistema sanitario.

“No queremos volver a la situación que veíamos (en algunos países) al comienzo en febrero y marzo donde los sistemas de salud fallaron ante la cantidad de infectados. Tenemos que intentar evitar esto a toda costa”, expresó.

Ryan dijo además que entiende la situación de muchas familias en México y otros países, que dependen del día a día para sobrevivir y alimentar a los suyos, y el reto que esto representa para los Gobiernos.

“Pero tenemos que encontrar una manera de balancear la aceleración del COVID-19 con la reapertura de la economía, porque está claro que abrir en esas condiciones puede revertir el progreso del país entero. Una reapertura a ‘ciegas’, que no esté asociada a pasos progresivos basados en los datos llevará a los países a donde nadie quiere estar, México incluido”, recalcó.

ONU México/Gabriela Ramirez
Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud han sido fundamentales en el hospital Juárez de la Ciudad de México.

Los rebrotes son de esperar

Preguntado por la situación en España, Ryan dijo que los rebrotes son algo esperado. Para todos los países que han logrado controlar epidemias intensas, la OMS aconseja tener en marcha sistemas de rastreo que permitan localizar rápidamente los brotes.

“Hay que aceptar que en la situación actual es muy poco probable que podamos erradicar o eliminar este virus. Hay algunos ambientes particulares en los que podría ocurrir, como Estados que son islas.  Pero incluso allí siempre hay riesgo de reimportación”, dijo.

ONU México/Gabriela Ramirez
Escenas de la vida cotidiana en la Ciudad de México durante la pandemia de COVID19. En la imagen, una mujer camina por un mercado cerrado.

Doce millones de casos

El mundo llegó a doce millones de casos este viernes, y en las últimas seis semanas los contagios se han más que duplicado, informó el director de la Organización Mundial de la Salud.

“En todos los ámbitos de la vida, todos estamos siendo probados hasta el límite. Para aquellos en pobreza, con poco o ningún acceso a servicios de salud de calidad, no es solo COVID-19 lo que amenaza las vidas y los medios de vida”, aseguró Tedros Adhanom Gebreyesus.

El director recordó que otras enfermedades como el sarampión, la poliomielitis y la malaria prosperan cuando la inmunización se detiene y se interrumpen las cadenas de suministro médico, por lo que la OMS está trabajando para que se prioricen los servicios a los más pobres y marginados.

“Eso significa reiniciar la inmunización de rutina y garantizar que los suministros médicos lleguen a los trabajadores de la salud en todo el mundo”, explicó.

ONU Argentina / Santiago Mele
Un hombre habla por teléfono usando una pantalla para protegerse del COVID-19 en Buenos Aires, Argentina.

Todavía queda mucho trabajo por hacer

Desde países donde hay un crecimiento exponencial, hasta lugares que están aflojando las restricciones y ahora comienzan a ver que aumentan los casos se necesita liderazgo, participación comunitaria y solidaridad colectiva, expresó Tedros.

“Solo una acción agresiva combinada con la unidad nacional y la solidaridad global puede revertir esta pandemia. Hay muchos ejemplos de todo el mundo que han demostrado que incluso si el brote es muy intenso, aún se puede volver a controlar”, afirmó.

Tedros nombró a Italia, España y Corea del Sur, así como Dharavi, un área densamente poblada en la megaciudad de Mumbai, donde un fuerte enfoque en la participación de la comunidad y los conceptos básicos de pruebas, rastreo, aislamiento y tratamiento de todos los enfermos han sido clave para romper las cadenas de transmisión y suprimir el virus.

UNICEF/Zhang Yuwei
Un bebé de 6 meses recibe una vacuna en un centro de salud comunitario en Beijing, China.

Misión a China

El director de la OMS aseguró que dos expertos de la Organización se encuentran actualmente en camino a China para reunirse con sus pares científicos, conocer el progreso logrado en la comprensión del reservorio animal para COVID-19 y cómo la enfermedad saltó entre animales y humanos.

“Esto ayudará a sentar las bases para la misión internacional dirigida por la OMS para hallar el origen”, explicó.