Una nueva normatividad en materia de energía entrará en vigor en las próximas semanas, afectando la operación del sector industrial, por ello, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Tijuana, promueve el cumplimiento de sus asociados mediante el CANINTRE.

El Lic. Francisco Rubio Rangel, presidente del organismo, dio a conocer que el pasado 8 de abril de 2016, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) publicó en el Diario Oficial de la Federación un documento denominado Código Red.

Explicó que este Código es un conjunto de requerimientos técnicos, administrativos y legales para la conexión o interconexión al Sistema Electro-Energético Nacional (SEN), el cual es obligatorio para los usuarios de media y alta tensión.

El objetivo es incentivar que el SEN se desarrolle, mantenga, opere, amplíe y modernice de manera coordinada con base en requerimientos técnicos-operativos, y de la manera más eficiente y económica, cuya entrada en vigor es el 8 de abril de 2019.

“En virtud de la importancia que reviste para la mayoría de nuestros socios cumplir en tiempo con dichas disposiciones y, sobre todo, evitar las multas que contempla dicho ordenamiento, Canacintra Nacional, ha constituido un organismo denominado CANINTRE S.A. DE C.V.”, expuso Rubio Rangel.

Abundó que esta modalidad operará en Tijuana, a través de Canacintra local para apoyar a sus socios en el cumplimiento del Código Red, ya que cuenta con la infraestructura para poder prestar los servicios, así como la capacidad técnica para dar cumplimiento a los requerimientos.

“Es importante mencionar que si su empresa no comprueba estar adherida a CANINTRE S.A. DE C.V, o a cualquier otra empresa acreditada ante las autoridades del sector, agregó el dirigente, serán susceptibles de revisiones y posibles multas por incumplimiento a la normatividad”, aseveró el industrial.

Agregó que una vez que las empresas obtengan la validación de Canacintra como proveedores de servicio para el programa de Cumplimiento Masivo de Código de Red, gozarán de un plazo de gracia para cumplir con los requerimientos de la nueva normatividad.