El Programa Comunitario del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, uno de los proyectos insignia de la actual administración, está presente en 44 localidades de Baja California e incluso de fuera del Estado.

El programa se materializa a través de 64 talleres de carácter permanente, los cuales son impartidos por más de medio centenar de artistas de distintas disciplinas: literatura, artes escénicas, música, danza, grabado, artesanías, lenguas originarias, cine, gestión y desarrollo cultural, educación socio-emocional y narración oral, entre otras.

En consonancia con las líneas de trabajo marcadas por la Secretaría de Cultura federal, el programa comunitario del CECUT dio inicio en marzo de este año y a la fecha sigue ampliando su radio de incidencia en la región, toda vez que una de sus próximas extensiones será Guerrero Negro, Baja California Sur, con lo que el programa rebasará otra vez las fronteras estatales.

Adicionalmente, instructores del programa comunitario financiados por el CECUT imparten talleres en la EJE Academies, plantel educativo de la ciudad de El Cajon, en el vecino condado de San Diego, California, donde se atiende a niñas y niños de ascendencia mexicana.

En la actualidad, el Programa de Cultura Comunitaria del CECUT opera en cuatro municipios de Baja California —Tijuana, Tecate, Ensenada y Mexicali—, pero también en poblados como Bahía de los Ángeles, Ejido Ajusto, La Huerta y San Quintín, al igual que en comunidades kiliwa y pai pai en San Antonio de las Minas, San José de la Zorra y Santa Catarina, así como en la comunidad purépecha asentada en Tijuana.

Los sectores sociales a los que se dirige el programa comunitario son niñas, niños y adolescentes en situación de reclusión, hombres y mujeres presos, jóvenes en centros de rehabilitación, albergues para migrantes, orfanatorios, comunidades y planteles indígenas, mujeres y niños en situación de indefensión, niñas y niños con VIH, prostitutas, comunidad transgénero y LGBT+, adultos mayores y personas con discapacidad.

Además de centros escolares, desde primaras hasta preparatorias, como las escuelas indígenas José Vasconcelos, Reforma y Jurhenguare Yo Onsipekua, y las preparatorias Lázaro Cárdenas número 3 y Cecyte Río 3ra Etapa, entre otras; el programa actúa en comunidades que atienden a personas vulnerables, como la Granja Transfronteriza Camino Verde, asociaciones sociales como Casa Arcoíris y los Clubes de la Alegría números 5, 11, 13 y 43, que operan en distintos rumbos de Tijuana.

Por estar dirigido a comunidades que requieren atención, el Programa de Cultura Comunitaria está presente también en albergues como Movimiento Juvenil 2000, Espacio Migrante, El Alacrán, Morada de los Niños, el Desayunador del Padre Chava, el Albergue Migrante Por Amor, el Centro Comunitario de Otay, así como en albergues temporales del DIF.

Asimismo, como parte del programa se imparten talleres de distintas disciplinas relacionados con el arte, la cultura y las lenguas originarias en el Consejo Tutelar de Menores Infractores, el Centro de rehabilitación para mujeres Cambiaré mi Vida, el Centro de Rehabilitación para Adolescentes Familias Unidas, la Casa de la Mujer Indígena Donají, la Casa Hogar para Niños con VIH Eunime, los orfanatos Los Lirios y Pedacito de Cielo, el Centro de Internamiento para Adolescentes, y la sección femenil de la Penitenciaría del Estado.
Otros grupos sociales que reciben atención por parte del Programa Comunitario son el COCUT comunidad cultural LGBT+, la Comunidad Terapéutica de Rehabilitación y Reinserción Social del Adulto y asociaciones de carácter civil como la Casa de las Ideas y La Alborada espacio independiente, además, desde luego, del CECUT.

En Ensenada, el programa tiene presencia en San Antonio de las Minas, Casa de la mujer indígena en San Quintín, Santa Catarina comunidad Pai Pai, San José de la Zorra, La Huerta comunidad Kiliwa, Biblioteca de Bahía de los Ángeles, Ejido El Ajusco, Bodegas de Santo Tomás y el Centro Comunitario Ximena; en Mexicali en el Centro Comunitario La Joyita, Los Santorales, Integración Social Verter A.C. y en el Centro de Reinserción Social de Mujeres, mientras que en Tecate en la comunidad Purépecha asentada en esa localidad.

Más allá de su cobertura a los sectores que se encuentran distantes de la oferta de bienes y servicios culturales, el Programa Comunitario del CECUT constituye también una oportunidad laboral para creadores y artistas que, en su experiencia profesional, han demostrado ser sensibles al trabajo comunitario, a través del desarrollo de proyectos en beneficio de poblaciones vulnerables. A la fecha más de medio centenar de artistas y profesionales de la cultura participan como instructores dentro del programa.

Adicionalmente, el CECUT pertenece al programa de Cultura Comunitaria de Fomento Musical de la Secretaría de Cultura, con la concurrencia del ICBC en el Sistema de Orquestas y Coros Comunitarios AUKA, de Baja California, mientras que el Coro Cenzontle tiene residencia en la institución federal.