Apenas 10 días después de haber recibido un revés con la iniciativa eléctrica, el Presidente abrió ayer un nuevo frente de batalla: una reforma electoral constitucional que pretende deshacer al Instituto Nacional Electoral (INE), reducir el Congreso y asestar un golpe a la representación de los partidos de Oposición.

La propuesta presentada ayer por Andrés Manuel López Obrador daría mayor fuerza a Morena, ya que propone rehacer la geografía electoral, actualmente basada en 300 distritos, lo que garantiza la representación de fuerzas regionales.

– Ahora los Diputados serían electos en una lista por cada Estado.

– La Cámara de Diputados se reduciría de 500 a 300 legisladores.

– A cada Estado se le asignaría un número de Diputados en relación con su población.

– Los candidatos con mayor votación serán los representantes, lo que favorece al partido mayoritario por entidad.

Morena gobierna actualmente 18 Estados y es favorito para ganar al menos cuatro de las seis entidades en disputa en los comicios del próximo 5 de junio.

En 22 Estados donde tendría mayoría, conforme la propuesta electoral de AMLO, lograría el 55 por ciento de Diputados.

– A su vez, el Senado sería reducido de 128 a 96 legisladores al suprimir 32 plurinominales.

En el nuevo Senado, Morena podría tener hasta un 70 por ciento de las curules.

– El recorte de representantes también alcanzaría a los Congresos locales, que perderían entre 15 y 45 Diputados.

– Y a los Ayuntamientos les recortarían el número de regidores.

– La reforma propone sustituir el INE por un organismo que denomina Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC), que centralizaría procesos federales y locales.

– Tendría siete consejeros en lugar de los 11 actuales, que serían electos mediante voto directo de la población, lo que favorecería la preferencia de consejeros impulsados por el partido mayoritario.

«Esta reforma no está buscando el fortalecimiento del sistema electoral», consideró el ex consejero electoral Marco Baños, «sino que está buscando ampliar los márgenes del control político del Presidente».