La precarización laboral la podemos entender, de manera general, como el deterioro al que se enfrentan las personas trabajadoras de sus condiciones laborales y que trae consigo un incremento de inestabilidad, inseguridad y vulnerabilidad.

El Dr. Christian Ivan Becerril Velasco, investigador del Departamento de Estudios Sociales de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), explica que estas condiciones se dan, principalmente, por la falta de relaciones formales que protejan a las personas trabajadoras. El investigador puntualiza que estos escenarios son generados por la falta de vigilancia de las autoridades; pero también influye la baja educación y capacitación del empleado que los lleva a aceptar cualquier tipo de trabajo, movidos muchas veces por la necesidad.

El Dr. Becerril, explica que es necesario, en el contexto de inflamación y post pandemia, que el gobierno fortalezca la vigilancia en los lugares de trabajo, con el objetivo de que se dé cumplimiento de los derechos laborales; fortalecer la información y capacitación del empleado con el fin de que tenga mayor conocimiento y pueda exigir lo que por ley le corresponde.

Aunado a lo anterior, menciona que se deben generar mecanismos, a través de políticas públicas, que garanticen el acceso a los servicios de seguridad social del Estado, sin importar si la persona forma parte del empleo formal o informal, dado que la pandemia ha afectado a distintos niveles la vida de las personas y aún están por verse las consecuencias a causa del confinamiento.

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Tijuanotas se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Tijuanotas, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorFlorida, Disney y el dogma de la perversión
Siguiente artículo¿Terminó la pandemia? ¿Y el uso del cubrebocas?