La prórroga del decreto de estímulo fiscal de IVA para la frontera norte vence el 30 de junio, y se prevé que un 65% de las empresas se hayan apegado al beneficio del IVA, el cual contempla cobrar una tasa disminuida del 8% en lugar de un 16% al consumidor final.

Luego del desayuno técnico de la Asociación Mexicana de Contadores Públicos de Tijuana (AMCP), el presidente del organismo, C.P.C. José Antonio Melgar Díaz, señaló que este decreto generó mayor interés en el sector comercio para poder otorgar un Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 8%, en lugar del 16% que se aplica a nivel nacional.

“Considero que un 65% de las empresas ya se han apegado al beneficio de reducción de tasa del IVA de 8%, lo cual tiene un beneficio para el consumidor, además que fomenta la competitividad, que al final es lo que se busca”, indicó el dirigente.

Dicho decreto de estímulos fiscales, apuntó Melgar Díaz, fue más limitado en el tema del Impuesto Sobre la Renta (ISR), ya que no fue del todo atractivo para los contribuyentes fronterizos, así como por la fiscalización constante que generaría al darse de alta, por lo que la mayoría de las empresas pequeñas y medianas optaron por no solicitarlo.

“En la parte del ISR hay mucho requisito; no es tan atractivo para las empresas que, cuando hacen el análisis del ahorro o beneficio con relación a todo la información y procedimientos que tienen que hacer, entonces prefieren solo aplicar al beneficio del IVA”, expuso.

Respecto a la reciente firma del T-MEC y aprobación por parte del Senado mexicano, el presidente de la AMCP refirió que para suscribirse a este tratado comercial con Estados Unidos y Canadá implica compromisos que, a su vez, requieren de recursos para cumplirlos.

Subrayó que entre los compromisos fue la reforma laboral, la cual se hizo, así como el tema migratorio, el cual va a requerir recursos para poder darle infraestructura a todos los programas que surjan.

“¿Y de dónde vendrán esos recursos?, de los impuestos. Es lógico que esos compromisos generan el uso de presupuestos y los ingresos tienen que venir de una fiscalización, que no existió un incremento de impuestos, pero sí una fiscalización más efectiva, pero con los contribuyentes cautivos”, resaltó.

Para finalizar, el contador certificado consideró que en lugar de imponer mayores medidas de fiscalización a los contribuyentes cautivos, la autoridad debería enfocarse más en la economía informal, que en México representa un problema grande.