De acuerdo con el último Indicador de Confianza Empresarial del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los sectores económicos del país coinciden en que actualmente México atraviesa por un mal momento para invertir.

Durante septiembre del 2019 la confianza de los empresarios en la economía mexicana ligó tres meses en terreno negativo. Las empresas de los sectores de la construcción, la manufactura y el comercio continúan moderando sus expectativas sobre el desempeño económico del país, especialmente en el rubro de las inversiones, según se detalla en el documento.

El Indicador de Confianza Empresarial (ICE) se ubicó por debajo del umbral de los 50 puntos en el sector constructor (49.2 puntos) y apenas por encima en el sector manufacturero (50.3 puntos). Los empresarios que se muestran más optimistas son los del comercio con 51.6 puntos, de acuerdo con datos de la encuesta mensual de Opinión Empresarial del Inegi.

El rubro más castigado en todos los sectores es el momento adecuado para invertir. Los empresarios han recortado significativamente su confianza en poder realizar inversiones, al menos durante los próximos 12 meses.

Las constructoras redujeron en 7.8 puntos su confianza en este rubro en comparación anual, mientras que las comerciales y manufactureras registraron caídas de 4.0 y 3.1 puntos respectivamente.

Un sector de los más golpeados ha sido el de la construcción, en donde de acuerdo con la encuesta, durante septiembre éste ramo se colocó por 11 meses consecutivos por debajo del umbral de los 50 puntos.

El mes pasado su optimismo sobre aumentar el número de obras como contratistas principales cayó 3.5 puntos en comparación con el mismo mes del 2018. También cayó en optimismo en cuanto al total de obras como subcontratista (6.6 puntos).

Los empresarios de este sector recortaron en 1.5 y 0.4 puntos sus expectativas en aumentar el total de contratos y el total de trabajadores en sus empresas.

Asimismo, en lo que a situación económica futura del país respecta, los números presentados por el empresariado no son muy alentadores, pues el sector manufacturero redujo 1.9 puntos su perspectiva.

El ramo comercial redujo su expectativa económica futura del país 0.3 puntos, mientras que el sector de la construcción lo mantuvo en 0.8 puntos.