Aun cuando el acné es una enfermedad de la pubertad, el consumo de multivitamínicos ricos en Complejo B que suelen utilizarse para el cansancio y sumado a cambios hormonales, pueden provocar en las personas adultas dermatitis acneiforme.

El acné es una inflamación crónica de la unidad pilosebácea producida por la retención de sebo y detritus celulares, constituye hasta el 30% de la consulta dermatológica, explicó la dermatopatóloga Dra. Marisela Valencia Álvarez, del centro especializado Dermatológica Láser & Cosmetic.

Suele presentarse a partir de los 12 años alcanzando su máxima presencia entre los 14 a 17 años en mujeres, en hombres entre los 16 y 19 años, “la literatura dice que hay una mayor incidencia en el sexo masculino, pero en nuestra consulta buscan atención más las mujeres, el uso de cremas o maquillajes líquidos contribuye a incrementar las lesiones”, refirió.

Puede ir de leve, moderado a severo afecta principalmente la cara, espalda y pecho, la especialista destacó que es una enfermedad que en esta etapa de la vida no se quita sólo se controla, es hasta los 25 incluso los 30 años cuando desaparece por sí solo.

El tratamiento para el acné puede ser tópico o sistémico según el grado de severidad, y se llegan a indicar queratolíticos, antibióticos o retinoides dependiendo de las lesiones.

La Dra. Valencia Álvarez subrayó que aquellas lesiones o granos que no se manipulan o pellizcan evolucionan por brotes sin dejar cicatrices, y cuando existen se pueden tratar con láser CO2, radiofrecuencia, luz pulsada, micropunciones, subincisiones y relleno, entre otros.

Comentó que múltiples estudios a nivel mundial han observado que la alimentación no tiene influencia significativa en el brote de acné, pero en la práctica diaria pacientes han relacionado algunos alimentos como el chocolate, cacahuate y leche.

Por último, la dermatóloga y dermatopatóloga recomendó a los pacientes acudir con especialistas certificados por el Consejo Mexicano de Dermatología (CMD), y evitar la automedicación ya que las lesiones de manipularse erróneamente pueden provocar infecciones graves.