ijuana, Baja California Norte.- A pesar de que Estados Unidos los ha rechazado, desde principios de año decenas de migrantes musulmanes han arribado poco a poco a Tijuana, con el propósito de buscar asilo humanitario al norte.

Sin embargo, la realidad es que su tasa de éxito es cero. En medio año, la Administración de Trump no ha otorgado una sola visa a personas de Medio Oriente y África del Norte que ahora, varados en territorio mexicano, buscan hacer vida en el país.

Solo en Tijuana, la Secretaría de Gobernación (SG), tiene registrada la llegada de por lo menos 30 musulmanes al mes desde principios de año, muchos de los cuales han comenzado a asistir al Centro Islámico de Baja California.Ahí conviven migrantes provenientes de Yemen, Somalia, Siria, Iraq, Nigeria y Sudán, por señalar algunas de las nacionalidades que ahí han encontrado refugio.

Esta nota incluye información de: Milenio