El número de remesas hechas a sus familias mensualmente por los migrantes mexicanos, principalmente los que residen en Estados Unidos, se ha duplicado en la última década, pese a que el universo de connacionales que habitan en territorio de aquel país ha venido a la baja, revelan datos oficiales.

Cifras del Banco de México (BdeM) indican que a inicios de la década pasada se registraban alrededor de 5 millones 500 mil remesas mensuales ya sea mediante transferencias electrónicas, órdenes de pago, cheques o en efectivo; mientras que al cierre del primer semestre de 2021 la cifra superó las 11 millones 300 mil operaciones.

De acuerdo con datos de la Encuesta de Población de la Oficina de Censos de Estados Unidos, al comienzo de la década pasada se contabilizaban alrededor de 12 millones 500 mil migrantes de nacionalidad mexicana, mientras que al término del año pasado la cantidad era de únicamente 11 millones 500 mil.

Lo anterior significa que el número de remesas que ingresan mensualmente al país no se han duplicado como consecuencia de un mayor número de mexicanos que han ido a buscar empleo a Estados Unidos, sino que los connacionales hacen más transferencias mensuales en comparación con 10 años atrás.

La fortaleza de estas divisas en las última década, de acuerdo con el Foro de Remesas del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), está relacionado con tendencias del mercado laboral de Estados Unidos para los trabajadores mexicanos y en general para los latinoamericanos y del Caribe, que muestran menores tasas de desempleo y mejores salarios.

Datos recopilados por el organismo regional muestran que los salarios promedio para migrantes en Estados Unidos pasaron de 536 dólares a la semana en 2010 a 706 dólares a la semana en 2020, es decir, se dio un incremento de 36 por ciento en la última década.

¿Cómo está el ánimo de los mexicanos?

Lo anterior, sin contar el impacto de la pandemia de Covid-19, pues de acuerdo con varios analistas, la crisis sanitaria provocó una escasez de trabajadores en Estados Unidos, situación que llevó a que varias empresas contrataran un mayor número de migrantes mexicanos en mejores puestos y con mayores salarios.

De acuerdo con información del Banco de México, en la última década no sólo se duplicó el número de remesas que ingresan mensualmente al país, sino también la cantidad de dinero que se envía.

Datos del instituto central indican que a principios de la década pasada los envíos promedio llegaron a ser de 285 dólares, mientras en lo que va del 2021 ha tocado promedios de 378 dólares, lo que implica un crecimiento de poco más de 30 por ciento.

Según especialistas, el ticket promedio de las remesas, sobre todo en el último año, se ha incrementado sobre todo gracias a los apoyos fiscales que ha implementado el gobierno de Estados Unidos para reactivar su economía luego del golpe que representó el paso de la pandemia de Covid-19; sin embargo, también tienen que ver las mejores condiciones laborales a las que han accedido en los últimos 12 meses.