La subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora, afirmó que México no quiere una guerra comercial porque el país es parte de una “fábrica global”.

“Cualquier arancel que México aplique es un arancel que le puede resultar contraproducente; nosotros no estamos por las represalias ni por la guerra comercial, estamos por separar la agenda de migración de la agenda comercial”, apuntó.

En el marco del “Foro de Cooperación Económica e inversión entre México y R.P. China (Guangdong) 2019”, la funcionaria federal señaló que ya tienen un “plan B”, en caso de que Estados Unidos haga efectivos los aranceles.

“Estamos viendo qué tipos de diversificación de mercados podemos tener, qué apoyos podemos dar aquí al interior; sí estamos trabajando también con la industria, pero creemos que el tema arancelario que está planteando el presidente (Donald) Trump no es la solución a un problema migratorio”.

De la Mora dijo que si Estados Unidos no separa el tema comercial del migratorio, se tienen mecanismos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para resolver esta problemática, “pero también habría que evaluar en dónde podamos realmente tener alguna incidencia para compensar cualquier arancel”.

Abundó que lo que México está buscando es el establecimiento del uso de las reglas del comercio internacional, ya que “México, al igual que China y todos los países en el mundo, lo que queremos es que el comercio funcione sin trabas”.

“Lo que está buscando el presidente (Andrés Manuel) López Obrador es que el tema migratorio se arregle dentro del ámbito migratorio, y dentro de la propia política y el diálogo que México y Estados Unidos siempre han desarrollado en temas migratorios”. La funcionaria resaltó que México ha hecho mucho en términos de su propia política migratoria y, si Estados Unidos cree que hay que hacer algo más, es solo a través de sentarse a dialogar y México puede explicar qué es lo que ha hecho.

“Estamos buscando que este tema migratorio se resuelva dentro de los canales migratorios, si Estados Unidos llegara a utilizar los aranceles como una herramienta para poder resolver un tema migratorio, nosotros tendríamos que evaluar cuales son las alternativas”, señaló.