El COVID-19 no ha terminado, estamos bajando la guardia y no debería ser así. El virus sigue mutando y sigue representando un serio peligro para gran parte de la población, sobre todo para los no vacunados o los que tienen alguna patología.

Las secuelas de COVID-19 son muy variadas, quizá de las más conocidas son la falta de memoria, el cansancio, el sueño, un sistema inmune debilitado.

Hay que asistir con el médico para revisión, sobre todo si hay síntomas persistentes.

No sabemos cómo va a reaccionar el virus en invierno, el uso del cubrebocas en lugares cerrados o incluso abiertos, pero muy congestionados, es vital. Una persona infectada, aunque sea asintomática, puede contaminar hasta 50 personas.

Conozca esto y más en este episodio.