slide-galaxia-andromeda

Este año se el 20 aniversario de la detección del primer planeta orbitando alrededor de una estrella similar al Sol. La búsqueda de conocimiento nos ha llevado a descubrimientos extraños y a mundos que poco se parecen al nuestro. Nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, esta habitada por estrellas y planetas que parecen desafiar nuestra imaginación.

Algunos de los más importantes son:

El primero: PSR B1257+12 A

El primer exo-planeta descubierto aún tiene el récord de ser el menos masivo. PSR B1257 + 12 A es apenas más grande que la luna, y orbita el duro ambiente de un púlsar.

Los púlsares son conocidos como cronometradores cósmicos, a veces llamado los “relojes más precisos en el universo.” Pero algo estaba haciendo el latido de PSR B1257 + 12 un poco apagado. Se determinó que los culpables en cuestión eran dos planetas, incluido éste. Un tercero fue encontrado más tarde.

El primero orbitando una estrella parecida a nuestro Sol: 51 Pegasi b 

A pesar de orbitar una estrella parecida a nuestro Sol, 51 Pegasi b es muy diferente a nuestro planeta. Este mundo gigante completa una órbita rápida de su estrella cada pocos días. Fue el primer planeta en caer en la categoría de “Júpiter calientes”, gigantes de gas en órbitas más pequeñas que la de Mercurio.

51 Pegasi b también fue el primer exo-planeta que pudimos observar en el espectro visible. Esto quiere decir que en lugar de simplemente observar la silueta de 51 Pegasi b cuando pasa por delante de su estrella, podemos estudiar cosas como su masa real o la inclinación orbital observando la luz visible que arroja.

El primer exo-planeta rocoso: Gliese 876d

A pesar de ser mucho más grande que la Tierra, este planeta es suficientemente pequeño para ser rocoso. En su momento fue el exo-planeta más parecido a la Tierra, aunque para nosotros nos parecería un mundo infernal. Su día dura casi lo mismo que un día terrestre, pero su órbita es sólo una fracción de la distancia de Mercurio del sol, lo cual quiere decir que es un mundo muy caliente.

Pero el descubrimiento en 2005 del planeta fue muy importante, ya que demostró que hay mundos rocosos más allá de nuestro sistema solar.

El más viejo: PSR B1620-26b

Este es el planeta más antiguo conocido, con alrededor de 12,7 mil millones años de edad. Eso es sólo un poco más joven que el propio universo.

Este antiguo planeta orbita a la vez un pulsar y una enana blanca ultra-densa – es decir, un remanente de supernova.

El exo-planeta más parecido a la Tierra: Kepler-452b

Kepler-452b es hasta el momento el planeta más parecido a la Tierra. Su estrella es el tamaño del sol, su año es sólo una poquito más largo que el nuestro, y es un poco más grande que nuestro planeta pero firmemente localizado en la zona habitable de la estrella.

El problema es la distancia. Esta a más de 1.000 años, por lo cual no podemos conocer sus actuales condiciones. Y es 1,5 mil millones de años más antiguo que la Tierra, lo que significa que su estrella puede haber crecido lo suficiente como para hacer de el planeta un mundo actualmente inhabitable. Hace mucho tiempo, sin embargo, Kepler-452b podría haber sido el gemelo de la Tierra.