Vaya contracción de Armando Ayala, presidente municipal de Ensenada, quien primero encabezó el enlace matrimonial de su director de Bienestar Social, luego participó del festejo y, al final, decidió multarlo por la irresponsabilidad cometida en plena pandemia, particularmente por tratarse de uno de los dos municipios de Baja California que no han logrado mostrar un descenso en el número de contagios. De nada le sirve al primer edil del puerto restringir el acceso a la Cenicienta del Pacífico, si el primer infractor es el propio gobierno. Ahora sí que el alcalde tiró la piedra y escondió la mano.

Por otro lado, en redes sociales circularon unas fotografías en las que se aprecia a la precoz aspirante a gobernadora, Marina del Pilar Ávila, organizando una supuesta fiesta infantil.  ¡¿Quién la entiende?! ¿Qué no se supone que recrudeció las medidas preventivas para protección de los mexicalenses o es que acaso la alcaldesa de Mexicali goza de trato preferencial? ¿Dónde quedó el buen ejemplo? ¡Ah que caray!

Desafortunadamente Tijuana no se quedó atrás, pues gracias al testimonio de mis alumnos, sé de algunos malos funcionarios municipales que han solicitado copia de la credencial de elector vigente a quienes reciben despensas en colonias como Libertad, Matamoros, 10 de Mayo, El Niño, Ojo de Agua, entre otras. Apelando a las buenas intenciones, sugiero poner especial atención para evitar que, excediéndose en sus funciones, arbitrariamente soliciten dicha información, especialmente cuando estamos en vísperas del arranque del próximo proceso electoral. Dudo que se trate de “frijol con gorgojo”, pero mejor prevenir.

El doctor Isidro Cisneros asegura que la tolerancia es un valor esencial de la democracia y una virtud cívica, además de que “la intolerancia puede ser representada perfectamente por la figura del fanático, quien, poseído y deslumbrado por la ´verdad absoluta´, busca imponerla tratando de eliminar las verdades de los demás”. Mientras, la doctora Soledad Loaeza refiere que la “oposición sirve para referirse por igual a comportamientos individuales o colectivos, a simples diferencias de opinión, a las críticas, expresiones de insatisfacción y descontento, de resistencia o de rebeldía caótica o limitada, que provocan los gobernantes”.

Decidí compartir las reflexiones de ambos politólogos para recordar la importancia de los contrapesos políticos, del contraste de ideas y del combate a la polarización social. El recordatorio va particularmente dirigido parar quienes orondos se autoproclaman “políticos”, olvidando que para dedicarse a la política no se debe tener la “mecha corta” ni la “piel delgada”.

Soy un convencido de que la crítica es buena, siempre que sea constructiva, es decir que, más que señalar errores, aprovechemos los campos de oportunidad. Por ello, y ante la recurrente pregunta de algunas personas: ¡¿Y tus propuestas?! Me permito compartir algunas de las iniciativas que considero beneficiarían al municipio en el cual resido. Advierto que se trata de una de varias entregas:

PRIMERO. *Creación del Reglamento de Imagen Institucional y Comunicación Social del H. Ayuntamiento de Tijuana, B. C.*, el cual tiene como propósito evitar el uso de la imagen del gobierno municipal como propaganda electoral permanente; además de representar un ahorro para las arcas municipales. Reitero que es absolutamente innecesario y excesivo aprovecharse del encargo conferido para promocionar al partido político que los llevo al poder, ahora sí que, como dijera Felipe Calderón: “Haiga sido, el que haiga sido”.

Post Scriptum. “El Hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo”, Séneca.

* El autor cuenta con una Maestría en Comunicación Estratégica y es doctorando en Derecho Electoral.

CONTACTO:

www.facebook.com/FRuizMX/