Sin querer, queriendo, pero la licencia para que Manuel Velasco volviera a gobernar Chiapas, golpeó a MORENA; su descredito es tal que media entre el ridículo y la tiranía. Si no me cree, el tiempo lo dirá. Mientras, insisto en mi postulado, la solución para evitarlo es sencilla: permitir la renuncia a los puestos de elección para que decidan desde cual trinchera servir y eviten continuar sirviéndose con cuchara grande.

De Chiapas pasamos a Baja California. Quiero referirme al “informe” de actividades de la esposa del gobernador Vega, Brenda Ruacho. Me comentan algunas personas que, si fueron requeridas, que aquello fue un espectáculo muy bien montado. El parque más grande de Tijuana sirvió de estacionamiento para los invitados, quienes fueron trasladados en vehículos especiales hasta las instalaciones de una universidad privada muy cercana. Allí, los invitados pudieron atestiguar el “informe” de la primera dama en sendas pantallas, tecnología de primer mundo. “No faltó la gente movilizada”, me confesó un invitado. Nótese que entrecomillo la palabra “informe” y lo hago deliberadamente porque, en mi entender, la señora de Vega ocupa un puesto honorario, no es funcionaria, por tanto, no encuentro el motivo para que deba informar y, sobre todo, utilice recursos para algo que parece mera propaganda. En virtud de mis múltiples dudas, me di a la tarea de solicitar el argumento legal para que Ruacho realice este tipo de actividades, así como el monto de las erogaciones causadas por el evento, panfletos y los exagerados desplegados mediáticos. Continuo a la espera de que la Plataforma Nacional de Transparencia, me responda.

Muy rudimentarios resultaron Gerardo Fernández Noroña -cosa que a nadie sorprende-, y Porfirio Muñoz Ledo, un político de cepa, quien carga sobre sus hombros una pesada trayectoria política de décadas. Sin duda, ello le permitió darle una cátedra a Noroña, “político” bastante identificable por su empecinado gusto por polemizar. ¡Pobre tipo!

Como ya se dijo, Muñoz Ledo cuenta con una amplia experiencia, tan amplia, que contrario a la Selección Nacional, él si llegó al quinto partido (PRI, PRD, PARM, PT, MORENA), cual regidor tijuanense que lo mismo pasó por una candidatura Verde, un gobierno tricolor, los partidos PES y Transformemos, para terminar -muy convenientemente- en el partido de moda; aunque, cabe mencionar que la estatura política entre ambos es abismal.

¿Ser político conviene? Muchos estarán pensando en desertar ante los recortes presupuestales y austeridad obligatoria. Aunque siempre hay excepciones, especialmente aquellos que después de tanto tiempo viviendo del erario, solo les resta ocupar su vejez en algo y no me refiero al próximo gabinete ni a Pablo Gómez, Muñoz Ledo o Noroña. ¡Que conste!

Interesante ha resultado la reaparición de Barack Obama apoyando al Partido Demócrata en vísperas de las próximas elecciones intermedias. Además de reprobar su actitud protagonista, su actuar me sirvió para reflexionar, ¿contribuiría el apoyo público de un expresidente mexicano a su partido político?

Post Scriptum.- “No le acepto su moción de orden porque no hay desorden, a no ser que usted quiera provocarlo”, Porfirio Muñoz Ledo.

* El autor es candidato a maestro en Comunicación Estratégica; docente universitario y consultor político. Contacto: www.facebook.com/fruiz29/ @fruiz_29 [email protected]