Las empresas rediseñarán sus aplicaciones para la nube

La COVID-19 ha forzado a muchas empresas a acelerar sus planes de adopción de la nube para adaptarse al incremento del teletrabajo y la relación digital con sus clientes. Se ha demostrado que es difícil igualar la flexibilidad, la escalabilidad y otros beneficios de la nube y, que si las organizaciones no tienen ya una estrategia centrada en la nube a largo plazo, deberían hacerlo cuanto antes. Por esta razón, es de esperar que una de las prioridades para el próximo año sea rediseñar las aplicaciones y cargas de trabajo en formatos de nube nativos.

La necesidad de las empresas de aplicaciones nativas de la nube impulsará el crecimiento del mercado de contenedores

La agilidad que los microservicios proporcionan a las organizaciones que tratan de acelerar su paso a la nube seguirá alimentando la demanda de aplicaciones basadas en contenedores. En particular, el hecho de que los contenedores puedan utilizarse para hacer que las aplicaciones sean nativas de la nube impulsará el crecimiento de este mercado. Al utilizar contenedores las empresas pueden mejorar la escalabilidad y el rendimiento de estas aplicaciones en la nube, y también moverlas más fácilmente entre las diferentes nubes, ayudando a acelerar sus iniciativas de transformación digital.

Seguridad, gobierno y analítica de datos en la nube

Muchas de las empresas que han movido sus cargas de trabajo a la nube se han dado cuenta de que no han puesto en marcha ni la seguridad, ni el gobierno ni las analíticas para proteger y gestionar los datos que han migrado, muchas veces implusado por el crecimiento de la llamada «shadow IT». Mientras tanto, los cibercriminales diseñan nuevos ataques para aprovecharse de la situación. Y los gobiernos esperan que sus normativas respecto a privacidad de los datos se cumplan, sin importar dónde residan éstos. En 2021 esperamos ver un fuerte crecimiento de soluciones de analítica que permitan a las empresas auditar sus datos, cumplir con la normativa legal, protegerse del ransomware u otro tipo de ciberataques, y que permitan recuperar la información con la mínima disrupción posible en el caso de que el ataque tenga éxito.

DevOps serán los nuevos súper héroes de las empresas que quieran dominar el panorama digital

Las empresas siempre han visto a DevOps (responsables de desarrollar nuevas aplicaciones, interfaces y otros servicios digitales) como algo importante para conseguir sus objetivos de negocio, aunque no como algo vital. Sin embargo, desde que la COVID-19 ha acelerado la transformación digital de la economía mundial, los directivos se están dando cuenta que los servicios digitales no sólo apoyan su negocio, sino que son su negocio principal. Eso hará que DevOps alcance el protagonismo que nunca ha tenido y hablaremos también de los SRE (Site Reliability Engineer) responsables extremo a extremo la calidad y la fiabilidad del servicio.

foto

Las compañías se enfrentarán a un nuevo problema: la dispersión de los datos debido al teletrabajo

El cambio masivo hacia el teletrabajo provocado por la pandemia ha exacerbado los problemas de dispersión de los datos a los que ya se enfrentaban muchas organizaciones. Muchas de ellas quieren mover sus aplicaciones y cargas de trabajo a la nube pública, pero no se atreven porque no quieren tener más dispersión de datos. Por ello, en 2021, veremos un aumento en la inversión en tecnologías que ayuden a abordar este desafío. Las empresas también invertirán en capacitación y otros servicios de gestión del cambio que permita a su fuerza de trabajo distribuida desarrollar una cultura de la nube.

Sacar a la luz los datos oscuros

Durante años las empresas han estado acumulando grandes cantidades de “Datos Oscuros” – datos respaldados o archivados con fines de retención o cumplimiento normativo que de otra manera permanecen en silencio, sin ser utilizados, y a veces completamente olvidados. Sin embargo, para diferenciarse más de la competencia, en 2021 las empresas intentarán arrojar luz sobre estos datos oscuros para obtener conocimientos que puedan mejorar sus resultados. Ya sea mediante la indexación, el análisis o el uso de inteligencia artificial, las organizaciones intentarán usar los datos oscuros para ganar visibilidad, desde cómo reducir costes optimizando el almacenamiento hasta cómo desarrollar mejores servicios digitales para sus clientes.

Las organizaciones se darán cuenta de que necesitan un plan de continuidad de negocio

Como lo demuestran los recientes ataques de ransomware contra hospitales que detuvieron los tratamientos de radioterapia para pacientes de cáncer, a pesar de los esfuerzos de las organizaciones, es imposible que las soluciones de seguridad sean 100% efectivas. Para cuando ocurra un problema de este tipo, o cualquier desastre, desde un fallo de hardware a un terremoto, será necesario contar con un plan de continuidad de negocio que permita a la organización recuperarse sin prácticamente interrupciones. El próximo año, esperamos ver cómo se ponen en marcha las estrategias de recuperación ante desastres que necesitan las empresas para asegurar la continuidad de su negocio.

Un mundo SaaS y ya vivimos en él

Si bien los CIOs considera cada vez más que los servicios digitales de su organización son esenciales para el éxito, la mayoría también cree que la compra y la gestión de la infraestructura y las apps on-premise son actividades que no generan ingresos. Como resultado, la adopción de soluciones SaaS está en auge y continuará creciendo durante 2021. Además, se espera ver una mayor adopción de Backup as a Service (BaaS) y otras soluciones inteligentes de gestión de datos que permiten a las empresas trasladar a la nube gran parte de los datos on-premise y aquellos que se encuentran en los ordenadores portátiles de los empleados, a la vez que les proporcionan la capacidad de asegurar, proteger, gobernar y controlar dichos datos.

Las tecnologías Deep Fake harán que crezca el mercado de verificación de la integridad de los datos

La IA se ha desarrollado hasta el punto de que las tecnologías Deep Fake pueden producir imágenes y vídeos tan realistas que es difícil distinguirlos de la realidad. Estas tecnologías pueden ser usadas simplemente para el entretenimiento, pero también suponen un riesgo. Por tanto, las empresas para las que sus datos sean fundamentales y que tomen decisiones importantes en base a los mismos tienen que asegurarse de que sus vídeos, imágenes y otras fuentes de datos no han sido manipulados por una IA. Para reducir el riesgo, se espera que las empresas comiencen a demandar soluciones que verifiquen la integridad de los datos, de forma que puedan detectar qué datos han sido alterados por una IA.