Estudios recientes han demostrado una dramática disminución en la población de abejas, con una disminución de casi 90% en los últimos años, colocando al insecto en la lista de especies en peligro de extinción.

El descontrolado uso de pesticidas, la continuación de la deforestación y la falta de flores de cifrado (alimento para abejas) son las principales razones de la reciente caída en picada de la población.

Según la Sociedad Geográfica de Londres, las abejas son las criaturas vivientes más importantes del planeta. Alrededor del 80% de los cultivos agrícolas del mundo dependen de los procesos de polinización de las abejas.

Los árboles frutales, las verduras y otros tipos de productos alimenticios dependen casi exclusivamente del trabajo de estos importantes insectos.

Como la mayoría de las plantas no pueden reproducirse por sí mismas, estos cultivos dependen de que las abejas promuevan la mayoría de estos procesos naturales por ellas.

Además de sus beneficios dentro del mundo agrícola, las abejas son las únicas criaturas en el mundo que no portan ningún tipo de enfermedad, según un estudio científico realizado por el Centro de Emprendimiento de Apicultura de la Universidad Mayor y la Corporación de Apicultura de Chile, más adelante apoyado por el Fondo de Innovación Agraria.

Albert Einstein dijo hace más de sesenta años que su importancia va mucho más allá del mundo agrícola, haciendo que la supervivencia de la raza humana dependa de la supervivencia de la población de abejas.

Dijo que cuando la última abeja finalmente desaparezca de esta Tierra, los humanos tendrán solo cuatro años de vida antes de que el ecosistema comience a desmoronarse y volverse inhabitable.

Muchas organizaciones, grupos y celebridades de todo el mundo han estado promoviendo iniciativas para promover la supervivencia de las poblaciones de abejas en todo el ecosistema de la Tierra.

«Hay un esfuerzo concertado para traer las abejas de vuelta al planeta», dijo el actor Morgan Freeman en The Tonight Show con Jimmy Fallon en 2014. «No nos damos cuenta de que son la base, creo, del crecimiento del planeta, la vegetación”.

Freeman, mientras hablaba de su nuevo pasatiempo como apicultor, agregó que convirtió su rancho en Mississippi de 124 acres en un enorme santuario de abejas en un intento por salvar a la población de abejas melíferas de la zona.

«El proceso de polinización de las abejas es crítico para la existencia continua de la agricultura y la producción de alimentos», según Ze’ev Midan, director ejecutivo del Consejo Israelí de la Miel. «Alrededor de un tercio de los alimentos agrícolas frescos del mundo son producidos por la operación de polinización de abejas», dijo, y agregó que no pudo replicar estos procesos por medios tecnológicos creados por el hombre.

El valor anual de la producción agrícola en Israel, derivado de los procesos de polinización de las abejas melíferas, es de aproximadamente 2.500 millones de NIS. En el país, actualmente solo hay 510 apicultores que son custodios de 120,000 colmenas de abejas; 80,000 de estas se utilizan para polinizar cultivos de frutas y verduras.

La 27ª conferencia anual sobre abejas y polen, organizada por el Consejo Israelí de la Miel y el Ministerio de Agricultura, se celebró el 30 de diciembre en las oficinas del ministerio en Beit Dagan a raíz de la continua desaparición de las abejas. Muchos invitados, conferenciantes, investigadores, científicos y expertos agrícolas de todo el país se reunieron, presentaron estudios y hallazgos recientes, e hicieron sesiones de lluvia de ideas sobre las formas de salvar a la población de abejas en declive de Israel y salvar a esta especie en peligro de extinción.