Tal parece que la falta de una planeación adecuada propició que se anunciaran diversos actos expropiatorios a raíz que se determinó el cambio de ruta del Tren Maya (la séptima en la planeación del trazo) a principios del año en curso.

El gobierno de la Cuarta Transformación, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), al frente de Román Meyer Falcón, expropiaron 138.3 hectáreas de los municipios Benito Juárez (Cancún), Solidaridad (Playa del Carmen), Puerto Morelos y Tulum, para realizar obras de infraestructura del Tren Maya.

Tal evento se hizo público a través del Diario Oficial de la Federación (DOF) del pasado 10 de junio. La superficie expropiada es de aproximadamente un millón 383 mil 122.91 metros cuadrados.

En febrero pasado, la misma Sedatu anunció la expropiación de 231 terrenos ubicados en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Puerto Morelos y Tulum, en Quintana Roo, al ser considerados de utilidad pública para el Tren Maya.

Los terrenos impactados en esa ocasión (febrero) tienen una superficie total de 5 millones 355 mil metros cuadrados y tienen como objetivo contribuir a la construcción del Tramo 5 Norte que va de Cancún a Playa del Carmen, luego de que fue anunciado el cambio de trazo.

El primer anuncio expropiatorio se dio el 17 de enero del año en curso, cuando la misma dependencia impactó 198 inmuebles comprendidos en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad y Puerto Morelos. La superficie abarcada en dicho primer anuncio fue de dos millones 410 mil 107.72 metros cuadrados y corresponden al Tramo 5 Norte del ferrocarril.

Para su eventual expropiación, el DOF indicó desde la primera ocasión que los terrenos serían valuadas por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) y bajo dichos términos se negociaría el pago de las posesionarios, lo que desde entonces generó riesgos de desacuerdos en los precios para materializar la expropiación, porque nunca una operación de estas características paga precios de mercado.

Cabe recordar que en la primera conferencia de prensa de Javier May al frente de Fonatur, luego de haber sido nombrado, se anunció un importante cambio en el trazo del Tren Maya, en el Tramo 5 Norte, que implicó la suspensión de obra ya iniciada a la altura de Playa del Carmen y la remoción de 20 mil árboles. A partir de ahí se han llevado a cabo tres anuncios expropiatorios de terrenos privados y ejidales, en forma arbitraria y en el que le quitan el derecho de propiedad de la tierra a las personas.