El 6, 7 y 8 de noviembre se llevará a cabo en la ciudad de Puebla el festival llamado La Ciudad de las Ideas. Se trata de un evento intelectual, donde se reúnen ponentes para exponer sus ideas y reflexiones.

Me gustaría contarles obre mi experiencia en este festival, al cual acudí hace dos año. Fue una oportunidad de convivir con las mentes mas brillantes del planeta. Fue una celebración a la creatividad y a la curiosidad del ser humano. Contó con la participación de mas de 40 provocativos conferencistas, quienes hablan de temas totalmente diversos, desde biología y genética hasta como se llega a la cima del Everest.

“Existen dos tipos de personas en el mundo, aquellos que hacen lo que dicen que van a hacer, y el resto”, dijo Morgan Spurlock, uno de los conferencistas. Se trata del productor de varios documentales, entre ellos el aclamado “Super size me”, quien contó a la audiencia los riesgos que ha tomado para lograr sus producciones. Un gran ejemplo de alguien que hace lo que dice que va a hacer es Dennis Hong, quien se ha dedicado a la inteligencia artificial. Un gran emprendedor que ha logrado construir robots que toman decisiones simples por si solos.

El genio se presenta de una manera impresionante en Walter Benjamin, quien se autodenomina un matemago. El puede cuadrar un numero de cinco dígitos en cuestión de segundos. Los Angeles Time lo describe de la siguiente manera “habla como interprete, actúa como mago y multiplica mas rápido que una calculadora.” Este gran personaje es rivalizado por Daniel Tammet, quien el en 2004 logro recitar el numero Pi de memoria con 22,514 decimales. Este escritor británico nos relato como ha sido su vida a causa del autismo.

Juan Enríquez Cabot presento el futuro de biología genética, con la cual el hombre podrá controlar su propia evolución. Joshua Foer relato su fascinación por la memoria humana, y nos llevo a través del viaje que emprendió, al final del cual se convirtió en el campeón del USA memory championship. Salma Khan nos llevo también en un viaje, el de sus experiencias. Relato como comenzó subiendo videos a youtube para ayudar a su prima en matemáticas, y como esto culmino en una gigantesca escuela en el internet. Bill Gates alabó a este genio, diciendo que enseñaba a sus hijo utilizando su software.

Dambisa Moyo, una mujer imponente y brillante, explico como la ayuda que se manda a África realmente no soluciona los problemas del continente, sino que los refuerza. Subió al escenario con ella Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Azteca, quien también presento mucho insight sobre el asunto. La risa lleno la sala cuando tomo el escenario Maz Jobrani. Tiene un sentido del humor extraordinario, con el cual se burla de si mismo y su compleja vida como iraní-americano.

Robert Sapolsky nos demuestra que la agresividad no es inevitable, basándose en sus observaciones de una tropa de babuinos africanos. Basándose en ellos también nos habla sobre el estrés, y los efectos devastadores que tiene en nuestra salud. “Soy un filosofo que investiga el lado oscuro de la naturaleza humana”, dice David Livingstone Smith, quien no teme abordar los temas difíciles, como la crueldad humana y la guerra.

El último día del evento hubo un debate. La pregunta; ¿La vida tiene un propósito? En el grupo que debatió que si tiene un propósito cabe resaltar al rabino David Wolpe. En su oposición resalto a Michael Shermer, fundador de la revista Skeptic, quien argumenta que nuestro cerebro encuentra patrones en la información que recibe, y termina por volverlas creencias.

El evento culmino con cuatro celebrados personajes. El primero de estos es Mark Spitz, quien ganó nueve medallas de oro olímpicas. ¿Su frase? “Nadar no lo es todo; ganar lo es”. Fue seguido por Nicholas Kristof, ganador de dos premios Pulitzer, quien propone la innovadora solución de invertir en la educación de los mujeres para que sean ellas quien saquen a sus comunidades de la pobreza. Paul Krugman es ganador del premio Nobel economía. En su platica, trato el tema de la depresión económica y el desempleo. El evento cerró con el celebradísimo Oliver Stone, ganador de nueve premios de la Academia. El poder de la imaginación fue demostrado por este gran personaje.