En el marco de las actividades del primer “Foro de Inserción Social de Jóvenes en
Riesgo – De la Intuición a la Razón” se realizó la “Experiencia de jóvenes que
participaron de procesos de reinserción”, un conversatorio en el que cuatro
menores narraron desde su perspectiva las vivencias que tuvo cada uno de ellos
en estos proyectos, así como la manera en que cambió su manera de ver y
afrontar las cosas.

Pamela Navarro, del programa Jóvenes con Rumbo de Jóvenes Constructores
de la Comunidad; Christian Octavio Valenzuela, María Azucena Angelito
Vázquez, del programa Órale de Fronteras Unidas Pro Salud; Christian Octavio
del proyecto Hope Truck de Casa de las Ideas de Tijuana Innovadora; Sergio
Abel, de la Plataforma para la Construcción de Seguridad Ciudadana Juvenil
en México (PCSCJM) con sede en Tijuana implementado por Tijuana
Innovadora, fueron los participantes de este conversatorio moderado por la Lic.
Brenda Raquel Cortez.

Ante la pregunta, “¿qué creen haber logrado tras su participación en el respectivo
proyecto?”, los jóvenes coincidieron en que a raíz de ello ahora tienen un mejor
control sobre sus emociones y la manera en que las exteriorizan, reconocer la
importancia de emprender en lo que les gusta y prepararse para ello, además de
que para lograr el éxito deben ser constantes y mantenerse enfocados en sus
metas personales y colectivas.

Desde su percepción, entre las actividades que mayor impacto ocasionaron en
ellos resaltan las tareas psicoeducativas, las cuales fueron esenciales para
ayudarles a ser empático con lo que sucede a su alrededor tanto en el núcleo
familiar como en la comunidad, tener más orden en su día a día y aprender a
confiar en los demás.

Al pedirles alguna recomendación para todo aquél que trabaje con jóvenes,
destacaron la paciencia y la empatía para comprender que están teniendo nuevas
experiencias, incluyendo cambios físicos y mentales, al igual que la importancia de
identificar las fortalezas y debilidades de cada uno de ellos para partir de ahí, pues
cada uno tiene sus propias circunstancias que lo llevan a desenvolverse de cierta
manera.

Para finalizar, Raquel Cortez comentó que en Tijuana hay mucho joven
hambriento de retribuir a su comunidad, exhortando a los encargados de los
proyectos de reinserción social y al público en general a no desanimarlos de
perseguir los grandes sueños que tienen, enfatizando en la importancia de darle
promoción a estos programas que permiten a jóvenes de todo México tener la
oportunidad de seguir sus metas y plantearse algo distinto.